Las obras parar fijar la peña de Boo empezarán «de inmediato»

Peña El Picu, en la que se colocará un muro de contención. /  PARDO
Peña El Picu, en la que se colocará un muro de contención. / PARDO

El Ayuntamiento de Aller adjudica por 68.000 euros la construcción de un muro de contención, la primera de las soluciones previstas

A. FUENTE CABAÑAQUINTA.

«La obra va a comenzar de forma inmediata», indicaba ayer el alcalde, David Moreno. Y es que el gobierno allerano acaba de contratar, de urgencia, las obras de construcción de un muro estático en El Picu en Boo, «para garantizar la seguridad en la localidad ante posibles desprendimientos». La empresa encargada de la obra, con un presupuesto de poco más de 68.000 euros y un plazo de ejecución de un mes, es New Construction. De forma paralela, el Principado ya ha iniciado el proceso para redactar los proyectos que recojan las técnicas que aseguren la roca de forma permanente.

De este modo, comienzan a aplicarse las soluciones previstas en el estudio encargado para determinar las causas del posible desprendimiento de la peña de El Picu sobre la localidad, un peñasco de 720 toneladas. El muro es el primer paso, pero para evitar una rotura de forma definitiva se enumeran otras obras necesarias, como una limpieza en profundidad de la roca para quitar la vegetación, la instalación de dos mallas metálicas de seguridad, una triple torsión y una segunda de alta resistencia. También está prevista la colocación de burones, una serie de sujeciones metálicas para amarrar la roca y la construcción de canales de drenaje en la parte superior para impedir que el agua siga generando el desgaste en la roca y nuevas filtraciones.

El documento, que ha sido redactado por la empresa Geoconsult, determina también el origen del riesgo de fractura de la peña y posible caída sobre la población. En este sentido, el texto apunta a las propias características de la roca, a la fractura de la misma, a la pendiente del terreno y, también, a la actuación humana con la adecuación de un talud y a la subsidencia (hundimiento) minera de la zona. A ésta última causa apuntan los vecinos para explicar el movimiento de tierras en el propio núcleo del pueblo y que provocó también la aparición de grietas en las viviendas, causa por la que prevén demandar a Hunosa. La aplicación de estas medidas va a ser financiada por el Principado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos