Ocho meses de cárcel para la kamikaze pillada en los túneles de Riaño

La mujer, condenada por conducción temeraria, confesó ante el juez que «estaba nerviosa y pensé que había dos sentidos, como estaba antes»

MARTA VARELA LANGREO.

La vecina del valle del Nalón que el 1 de junio de 2017 circuló durante unos tres kilómetros en sentido contrario por la carretera de los túneles de Riaño admitió ayer su culpa, en el juzgado de lo Penal número 1 de Langreo, y aceptó una condena de ocho meses de prisión y la retirada del carné para conducir cualquier vehículo a motor durante dos años. El magistrado la acusó de ser la autora de un delito de conducción temeraria. La pena fue acordada por la Fiscalía y la acusación particular, ejercida por la conductora del vehículo con el que colisionó la imputada. Finalmente, no entrará en prisión al carecer de antecedentes penales, siempre que en los próximos dos años no cometa otro delito.

La conductora llegó al juzgado muy nerviosa y arrepentida por los hechos que se le imputaron y comentó que «no sé cómo pude hacerlo. Estaba muy nerviosa, di la vuelta pensando que era como antes y que había dos sentidos, pero cuando me di cuenta no supe reaccionar, sólo pensaba en llegar a Riaño», comentó. Todavía no se explica cómo realizó esa maniobra.

La conductora ya ha abonado, según Fiscalía, los daños ocasionados al otro vehículo. También ha costeado el golpe en el vehículo de la conductora que chocó por su culpa e incluso se comprometió a abonar los gastos de la acusación privada.

Los hechos

El relato del ministerio fiscal se remontó a lo que pasó el 1 de junio de 2017, sobre las 14.30 horas. La condenada circulaba con su Peugeot 206 por la autovía de los túneles de Riaño, en dirección Oviedo. Tras rebasar dos túneles de Riaño, «decidió dar la vuelta». Detuvo la marcha, giró el vehículo para circular en sentido contrario durante unos tres kilómetros.

Una maniobra que, según la Fiscalía, «obligó a numerosos turismos y camiones a realizar maniobras evasivas para evitar chocar contra ella». A la altura del kilómetro 36,2 colisionó lateralmente contra un Seat Córdoba. El conductor circulaba de forma correcta y «tuvo que cambiar de carril para evitar que el impacto fuera mayor», apuntó el Ministerio Fiscal. La acusada continuó su marcha en sentido contrario otro kilómetro más. Días después, gracias a los restos de su retrovisor y tras rastrear desguaces y talleres, la Guardia Civil localizó su vehículo en un taller de San Martín del Rey Aurelio y se instruyeron las diligencias y ayer terminaron en el juzgado langreano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos