Partitura para un mundo mejor

María Rodríguez/JUAN CARLOS ROMÁN
María Rodríguez / JUAN CARLOS ROMÁN

Dice María Rodríguez que intentan llevar a las aulas la idea de que «las diferencias no son un problema, sino una oportunidad»

Alberto Piquero
ALBERTO PIQUEROGijón

Profesora en la asignatura de Música en el IES Juan José Calvo Miguel, de Sotrondio (San Martín del Rey Aurelio), María Rodríguez (La Felguera, 1969) ha sido la coordinadora del ámbito pedagógico que contribuyó el pasado miércoles en la plaza del Ayuntamiento de Langreo a poner un acento indispensable en el pentagrama del respeto al prójimo, o sea, la comprensión de que la nación a la que pertenecemos los seres humanos no es otra que la Humanidad misma. Fue un acto patrocinado por la asociación Intervalo, bajo la estela del ‘Día contra el racismo’, con carteles de ‘stop’.

Dice María Rodríguez que intentan llevar a las aulas la idea de que «las diferencias no son un problema, sino una oportunidad». Admite que aún existen prejuicios, pero estima que los motivos de fondo son «más clasistas que racistas». Que nadie reprocharía a Paco de Lucía, por ejemplo, su linaje gitano. Con todo, aprecia que entre los alumnos progresa adecuadamente «la convivencia y la tolerancia», misión en la que asegura comprometido al cuerpo docente.

El punto de partida es la realidad misma, «una sociedad que no es igualitaria», señala. Por ello la tarea y el empeño consiste en favorecer educativamente «un espíritu crítico, ya sea frente a textos misóginos y xenófobos o letras de canciones y videoclips que usen estereotipos de raza o de género». Cree que es posible la partitura de un mundo más amable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos