La perrera de Langreo sacrifica a cuatro perros por su agresividad

'Roma' fue uno de los perros sacrificados en Langreo.
'Roma' fue uno de los perros sacrificados en Langreo. / E. C.

MARTA VARELA LANGREO.

'Roma' y 'Roncel' eran dos cachorros, de en torno a un año de edad, que vivían en la perrera municipal de Langreo. Vivían, porque hace unos días los actuales gestores de la misma, La Arena Clínica Veterinaria, armados con el permiso de un técnico municipal les eutanasiaron junto a otros dos ejemplares, ya adultos, alegando «problemas graves de conducta».

Son cuatro sacrificios que no han sido entendidos por los voluntarios asiduos a este albergue y por los que desde la Asociación regional Benecane, en la tarde de ayer, pidieron explicaciones a la concejal responsable de este equipamiento municipal Blanca Pantiga. La edil les confirmó que el sacrificio se había llevado a cabo y que todo estaba en orden.

Los responsables municipales entendieron que no había otra solución a los problemas que estaban planteando en la perrera estos cuatro canes, una vez analizados los informes que se remitieron desde la gerencia de la misma. Los dos adultos estaban alojados en jaulas separadas del resto, debido a su agresividad y se entendía que su rehabilitación era «prácticamente imposible».

Los voluntarios, que llevan años paseando a estos perros no entienden la situación y mucho menos el caso de los dos cachorros, ya que, según aseguran, «aunque no eran muy sociables, podíamos pasearlos, se dejaban mimar y con tiempo era posible su rehabilitación para que encontrasen un hogar». Están estudiando tomar medidas y pedir explicaciones sobre si se va a continuar con el sacrificio de animales en Langreo.

Fotos

Vídeos