Piden cárcel para dos alleranas por dejar morir a un perro

Las procesadas, responsables del animal, admiten en el juicio que solo le daban un hueso a la semana

A. FUENTE POLA DE LENA.

En el banquillo se sentaron ayer, en la sala vistas de los juzgados de Pola de Lena, los tres procesados por un delito contra la fauna. Uno era el propietario de un perro que apareció muerto en una huerta del concejo de Aller, quien responde a las iniciales J. M. L. B. Las otras dos mujeres son una hermana -M. M. L. B- y la propietaria del terreno, P. M. S., quienes admitieron ante el juez que fueron ellas quienes se hicieron cargo de can, pero que tampoco recibía mucha atención, algún hueso una vez por semana. El cuerpo del animal fue encontrado en un avanzado estado de descomposición en junio del año pasado. La acusación popular, ejercida por el letrado Juan Antonio Blanco Menéndez, en nombre de Asociación Nacional Animales con Derechos y Libertad (Anadel), pidió par las dos mujeres una pena que suma un año de prisión -seis meses para cada una- y una multa individual de un año a razón de cinco euros al día.

De forma alternativa, en un concurso ideal de delitos de maltrato con muerte y abandono animal, el abogado reclamó una sanción de seis meses para cada procesada a 5 euros por día. Las defensas y la Fiscalía se decantaron por el archivo de la causa.

Anadel conoció el caso a través de la Asociación Protectora de Animales de Aller y presentó denuncia ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona). Se encontraron al animal atado con una corta cadena y rodeado de excrementos; la huerta se encuentra entre las localidades de Villanueva y Caborana. El colectivo demandante sostiene que el perro pudo morir de inanición. La primera voz de alarma la dieron los vecinos al percibir un fuerte olor procedente del terreno donde se encontró el cuerpo descompuesto.

Una muerte «agónica»

El animal, siempre según Anadel, se encontró rodeado de excrementos, en una situación higiénico sanitaria deficiente, sin agua y sin el alimento necesario. «Todo apunta que el perro murió por inanición, debido a la falta de cuidados de sus responsables, lo que habría producido una muerte lenta y agónica», señalaron desde la asociación.

Fruto de la denuncia interpuesta, el Seprona procedió entonces a la identificación y toma de declaración de las supuesta personas responsables de la muerte del perro por abandono. Las citadas diligencias se entregaron en el Juzgado de Instrucción de Guardia de Pola de Lena y a la Fiscalía de Medio Ambiente en el TSJ de Asturias (Oviedo), con el objeto de proceder al enjuiciamiento de los responsables.

El abogado de la acusación entiende que el mayor problema para la causa es que no se llegó a realizar la necropsia al animal por su avanzado estado de descomposición, en un grado de cuatro de cinco. No obstante, sí que destacó que la Audiencia Provincial aceptó su recurso de casación ante el archivo previo de la causa, lo que ha obligado a celebrar el juicio, al apreciar indicios de delitos por parte de las dos procesadas.

Fotos

Vídeos