La Policía investiga la grabación de un vídeo del cadáver del joven Iván Castro

Los agentes, en uno de los registros del garaje ubicado en la calle Ingeniero Fernández Casariego, donde sucedió el crimen. / J. C. ROMÁN
Los agentes, en uno de los registros del garaje ubicado en la calle Ingeniero Fernández Casariego, donde sucedió el crimen. / J. C. ROMÁN

También examina las cámaras de seguridad de los comercios cercanos para identificar a las personas y vehículos que accedieron al garaje

MARTA VARELA LANGREO.

El langreano Iván Castro Verdejo, de 31 años, fue asesinado de dos disparos en un garaje de La Felguera el pasado 7 de diciembre. No hubo testigos, ni nadie vio nada. A las seis y media de la tarde, aproximadamente, dos jóvenes que iban a sacar su vehículo de la cochera, se encontraron con el joven muerto vestido de forma deportiva, con su móvil en la mano derecha en la que lucía su anillo habitual.

Los agentes recogieron dos casquillos del lugar de los hechos y la autopsia determinó que el joven había recibido un disparo en un costado, primero, y, después, probablemente ya en el suelo, lo remataron con un segundo tiro, a corta distancia, en la cabeza, lo que le produjo la muerte inmediata.

LAS CLAVES

El escenario
El garaje donde se produjó el crimen fue examinado en diversas ocasiones durante una semana.
El arma
Los investigadores cotejan los casquillos y las balas con las bases de datos de las fuerzas de seguridad españolas.
Las imágines
Las cámaras de seguridad de establecimientos cercanos analizadas para buscar pruebas.

La investigación se centró en las pistas de la escena del crimen pero, a las pocas horas de hacerse público el presunto homicidio, sucedió algo que la alteró: la aparición de un vídeo del cadáver de Iván Castro grabado antes de que la Policía Nacional llegase al escenario del crimen. Es un hecho que ha indignado a los investigadores y también a la familia del joven. La aparición en varios teléfonos móviles de este presunto vídeo y fotogramas extraídos del mismo, donde se ve al joven tirado sin vida contra una pared del garaje. Los esfuerzos se desdoblaron para averiguar quién realizó esta grabación y la distribuyó. Al parecer, en un principio, solo iba dirigido a una persona.

Por otra parte, en las últimas horas, los agentes encargados del caso están visualizando y analizando minuciosamente las imágenes obtenidas de las cámaras de seguridad de algunos establecimientos del entorno del garaje en el que se produjo el asesinato. Revisan todas las escenas con la intención de establecer una cronología y conocer todo el movimiento que hubo ese día en el garaje. La Policía está identificando a todos los que accedieron a la escena del crimen, las horas en las que lo hicieron así como los vehículos que entraron y salieron de la cochera ese día. También revisan con lupa los coches que estuvieron aparcados en la calle, fijándose principalmente en los que lo hicieron cerca del garaje, en las horas anteriores y posteriores al crimen.

Las pistas

Como es habitual, tras no localizar el arma utilizada para sesgar la vida de Iván Castro y una vez obtenidos los casquillos y extraídos los proyectiles del cuerpo del joven, los datos fueron introducidos, como adelantó EL COMERCIO, en las bases de datos de la Policía de todas las comisarías de España para tratar de identificar el arma utilizada. El mismo día del crimen, los investigadores ya descartaron, tras un exhaustivo registro al garaje y calles cercanas, que estuviese allí el arma y se centraron en las pruebas que recogieron en la cochera de la calle Ingeniero Fernando Casariego, precintada durante una semana, por los registros. Hoy hay abiertas varias líneas de investigación en las que los agentes trabajan siete días a la semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos