El portal de los murales Úrculo se ha convertido en «foco de insalubridad»

Estado en el que se encuentra el portal, lleno de basura y desperdicios. /  J. C. ROMÁN
Estado en el que se encuentra el portal, lleno de basura y desperdicios. / J. C. ROMÁN

Los vecinos piden al Ayuntamiento que obligue a los propietarios a mantenerlo «en unas condiciones aceptables»

MARTA VARELA LANGREO.

El edificio número 27 de la calle Capitán Alonso Nart del distrito langreano de Sama se ha convertido, debido a su mal estado y a la proliferación de ratas, en una preocupación para los vecinos de la zona. Tal y como han denunciado los residentes de la zona, «solo hace falta ver el estado del portal, que permanece abierto a todas horas». Según manifestaron, «está lleno de papeles, restos de muebles -se puede ver hasta un somier-, excrementos de animales, entre otras cosas». En su opinión, «es un foco de insalubridad» que desentona con las paredes que esconden uno de los primeros trabajos del artista Eduardo Úrculo.

Los vecinos aseguran que el inmueble ha sido testigo de pequeñas inundaciones y de varios incendios menores. Y explican que «muchos de estos i ncidentes se produjeron después de discusiones entre las familias que vivían antes allí». Así, en junio de 2017, según comentaron, se produjo un incendio con tres intoxicados leves, entre ellos, un bebe. El fuego se produjo en torno a las doce de la noche en la zona del sótano, donde estaban acumulados varios colchones, cartones y otros desperdicios. Según apuntan, «todavía se pueden observar los restos del incendio».

Este suceso obligó a que muchas de las familias que residían en el inmueble acabasen siendo realojadas en pisos de Vipasa. «En principio, y debido al mal estado del inmueble que está lleno de humedades y en mal estado no tendría que haber familias viviendo en él», dicen los vecinos de la zona, quienes aseguran que «algunos pisos tienen gente muchos días y se ve luz, que tememos esté engancha directamente a los cables de la calle de forma ilegal».

Ante esta situación, los vecinos del barrio piden al Ayuntamiento que reclame a los propietarios del inmueble que lo mantenga «al menos en unas condiciones aceptables» y explican que «en las cuatro plantas está colgado el cartel de se vende piso pero es imposible acceder a ellos, no está en condiciones de venderse, su estado actual solo incita a la demolición». Afirman también que la parte trasera del edificio se dan las mismas condiciones de «abandono, con las ventanas cayendo». Por ello, consideran que «de no realizarse las esperadas labores de mantenimiento, por lo menos que se les obligue a cerrar el portal para que no haya accidentes».

El orgullo de Úrculo

Muchos aseguran en Sama que al pintor Eduardo Úrculo le gustaba llevar a sus amigos a ver el mural de la calle Alonso Nart. La creación está firmada en 1958. Se cree que fue un encargo tras la exposición que había realizado en Langreo un año antes y que le supuso obtener una beca municipal para ir a estudiar a Madrid. Es un trabajo pintado en su etapa inicial, en su juventud. A la izquierda, se ven varios caballos correteando entre los árboles de una pradera. A la derecha, un Neptuno entrado en carnes que recibe ofrendas de varias sirenas. Entre tonos verdes, azules y ocres destacan dos notas de color. Un mural que sobrevive al paso del tiempo sin ningún tipo de protección. De momento, no hay planes a corto plazo para conservar o recuperar el mural, pese a la petición vecinal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos