Preocupación vecinal en Figaredo por la desatención de varios «focos de insalubridad»

Enrique Benito observa la maleza del cauce del río Turón. / J. M. PARDO

M. V. FIGAREDO.

Los vecinos de Figaredo están cansados del abandono y la falta de mantenimiento que presenta su pueblo. Alcantarillas tupidas que provocan inundaciones en bajos particulares, el río Turón lleno de maleza y suciedad, los contenedores en mal estado y sucios, bancos destrozados, fuentes con pérdidas de agua o vallas rotas en áreas infantiles son algunas de las quejas que denuncian los vecinos y para las que reclaman una solución. Aseguran que «hay verdaderos focos de insalubridad y tememos que comiencen a proliferar las ratas, pedimos un poco de atención», explicaron.

Los vecinos no aceptan que su pueblo ofrezca «esta imagen de abandono, suciedad y dejadez», y reclamaron medidas y la reparación de «vallas, contenedores, bancos y los cuadros eléctricos». Estas reivindicaciones fueron recogidas por los concejales del PP mierense que recorrieron el pueblo para denunciar que «es responsabilidad exclusiva de la ineficaz gestión del equipo de gobierno de Aníbal Vázquez que demuestra una inacción por no requerir su mantenimiento», explicó el edil Fernando Pinceles.

Desde el PP anunciaron que presentarán, en el próximo Pleno, «una propuesta solicitando la aplicación inmediata de acciones que posibiliten la mejora de las condiciones de vida de los vecinos y que el pueblo ofrezca una imagen más cuidada».

Fotos

Vídeos