El Principado impulsa la subestación eléctrica paralizada por Laviana

La coordinadora ecologista critica que «no se hayan tenido en cuenta las alegaciones y los cambios propuestos»

M. VARELA POLA DE LAVIANA.

El Principado continúa con la tramitación de la subestación eléctrica proyectada en el municipio de Laviana y que hace nueve meses fue paralizada por el Consistorio, a petición de IU y de los propios vecinos. El visto bueno del Ayuntamiento es imprescindible para sacar adelante el Plan Especial que desarrollará esta subestación. A día de hoy, la posición de esta la coalición de izquierdas y de los vecinos continua siendo contraria a este equipamiento.

El proyecto tampoco cuenta con la aprobación de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies que ayer lamentó que «el Principado tramite una nueva subestación en Pola de Laviana de 132 kilovoltios y las líneas de alta tensión asociadas para su interconexión sin un estudio de impacto ambiental completo». Criticó, asimismo, que haya sido anunciado en el Boletín Oficial del Principado (BOPA), «sin atender las alegaciones que habíamos presentado en la fase de consultas, en las que pedíamos además de un estudio de impacto ambiental varios cambios».

Cifras «sin sentido»

Se trata de una nueva subestación que va ocupar una superficie de 18.494 metros cuadrados, entre las localidades de Sospelaya y la Campona en Laviana. Se estima que las líneas asociadas ocupen 96.151 metros cuadrados, mas los pasillos que se abrirán a su alrededor en zonas de afección.

Al movimiento ecologista le resulta extraño que «la argumentación principal de la empresa promotora sea la previsión de abastecer de energía eléctrica a las 3.000 viviendas nuevas de Pola de Laviana que prevé el PGO». Asegura que, a día de hoy, «esa cifra carece de sentido en el actual contexto del concejo y de la comarca, que está perdiendo población desde hace años y de un concejo que solo tiene 14.000 habitantes, número que va en descenso en los últimos años».

La Comisión de Urbanismo de Laviana paralizaba, en agosto de 2017, el proyecto de construcción de una subestación eléctrica, impulsada por EdP.

Era una instalación que, tal y como denuncia IU, tendría una extensión «similar a la de ocho campos de fútbol y tres líneas de torres eléctricas, que pasarían por La Carba-Rebollada-Barredos-Villoria-Tanes y San Isidro, destrozando muchas hectáreas de montes, talando bosques de castañales y arrasando zonas de pasto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos