El proyecto de descontaminación en Soterraña empezará en 2018

La alcaldesa Genma Álvarez hablando con los vecinoss. / J. M. PARDO
La alcaldesa Genma Álvarez hablando con los vecinoss. / J. M. PARDO

Es un proyecto piloto y pionero, financiado con 1,5 millones durante cuatro años, y que pretende exportarse a otras minas del continente

MARTA VARELA MIERES.

A nivel estético, la mina lenense de La Soterraña no variará mucho en los próximos cuatro años pero, a nivel ecológico y de cara a futuro, se eliminará su contaminación. Abriendo paso a un futuro que podría abarcar desde zona de ocio, a posibles proyectos enmarcados en el sector turístico, como adelantaba ayer la alcaldesa lenense Genma Álvarez.

Una parte importante del proyecto son los vecinos del valle Muñoz. Por eso, la regidora se reunió con ellas a la entrada de la antigua mina de Mercurio, llevando como apoyo a investigadores de la Universidad, y a empresas que ejecutarán el proyecto. El objetivo era claro, informar y aclarar dudas. Álvarez advirtió desde el primer momento que a las puertas del Consistorio estarán abiertas para consultar cualquier duda o informarse de como va el proyecto «No vamos hacer nada que perjudique la zona, estamos aquí para mejorar todo lo posible y contamos con vosotros» les dijo. Por su parte, los vecinos no tardaron en plasmar sus dudas como la posibilidad que al mover tierras se pudiese dañar la carretera o que el paisaje se resintiese, pero el proyecto está bien atado y, tanto desde la Universidad como desde la consultoría Biosfera, argumentaron todas las preocupaciones.

Al final, los vecinos quedaron, en principio, satisfechos. Así lo manifestó Aquilino Gómez, propietario de unos terreno en Soterraña. «Parece que todo va ir bien, pero estaremos atentos porque son muchos años con este problema», dijo.

Se utilizarán subproductos de empresas para retener mercurio y arsénico

La directora de obras, Estefanía Díaz, de la empresa Tecco, confirmaba que en septiembre se comenzará a desarrollar el problema, a agilizar los trámites administrativos al mismo tiempo que se acondicione el terreno. «Estimamos que en febrero o marzo comenzaría al ejecución completa», dijo.

Si los resultados son positivos, como marcan las pruebas realizadas en los laboratorios, los expertos creen que «podríamos recuperar toda la zona y la escombrera cercana a los antiguos hornos». Y es que la importancia de este proyecto lenense es demostrar la funcionalidad sobre 7. 000 metros de terreno de esta técnica -probada en laboratorio-. «Toda Europa estará pendiente de lo que se haga en Soterraña y poder exportarla al resto de los países de la Unión Europea», confirmaba Diego Fernández, gerente de la consultoría medioambiental Biosfera.

Los trabajos a priori parecen sencillos serán «subproductos» -que son materiales residuales de empresas asturianas, como escoria de alto horno, yesos, cenizas de térmica o restos de la fabricación de cemento- para «captar y retener» los elementos contaminantes que se encuentran en esta antigua explotación, como son el mercurio y el arsénico. Su coste 1,4 millones en los próximos cuatro años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos