Carmina, rescatada tras permanecer durante tres días atrapada en un zarzal

Protección Civil, Guardia Civil y efectivos médicos sacan a Carmina García del matorral. / NEPO
Protección Civil, Guardia Civil y efectivos médicos sacan a Carmina García del matorral. / NEPO

Protección Civil localizó a a la mierense en la cuneta de la autopista en Vega de Arriba. Está ingresada en el hospital a la espera de resultados médicos

MARTA VARELA MIERES.

Carmen García Montes tiene 74 años y resistió más de 80 horas en un zarzal cerca de la autopista, a donde se precipitó cuando paseaba, al parecer, algo desorientada. Los voluntarios de Protección Civil y vecinos, entre los que se encontraba su propio hijo , Julio Eguizábal, llevan tres días participando en la búsqueda. Ayer, la localizaron sobre la una del mediodía en una de las cunetas de la autovía A-66, en el polígono de Vega de Arriba, cerca del centro comercial Caudalia.

Inspeccionando por el arcén de la autovía, los voluntarios vieron cómo había una especie de hueco y se acercaron. En un principio, reconocieron que «vimos como un trozo de tela pero en cuanto caminamos un poco más, su hijo reconoció el pañuelo de su madre y allí estaba». Inmediatamente, el voluntario de Protección Civil, Pedro Domínguez, bajó hasta al matorral y no la abandonó hasta que llegaron los Bomberos y la Guardia Civil y se pudo proceder a su rescate y posterior traslado al centro hospitalario Álvarez-Buylla para realizarle un exhaustivo reconocimiento. Carmina García quedará ingresada «hasta confirmar que su estado de salud es óptimo», explicó su hijo.

Carmina, como la llaman sus amigos y conocidos, se encontraba consciente en el momento del rescate. En una primera exploración médica, sólo le detectaron múltiples rasguños, un golpe de la caída y rotones en su ropa. Todo indica que la mujer intentó salir del agujero por donde había caído por todos los medios, de ahí los jirones en su ropa y los múltiples rasguños, pero la cantidad de maleza y sus escasas fuerzas se lo impidieron. La mujer, comentaron desde Protección Civil ,«luchó por salir, es justo que ahora esté bien». La localización fue posible por «una corazonada de su hijo Julio», apuntaron los voluntarios. Y es que Eguizábal es un buen conocedor de la zona y había rastreado entre el viernes y el sábado todo el casco urbano, el paseo fluvial y varios pueblos cercanos a Mieres sin éxito. Ayer, según Eguizábal, «me enteré de que el 112 tenía una alerta de que en la madrugada del jueves al viernes alguien había visto a una mujer caminando por el arcén de la autovía y pensé que podría ser mi madre y comenzamos a examinar en el arcén desde Ujo hacia Mieres, junto a miembros de Protección Civil y varios amigos y la localizamos».

Carmen García estuvo acompañada por su hijo en la noche del jueves hasta que se fue a dormir. Pero, sobre las doce y media de la noche desde un bar cercano a su domicilio la vieron de paseo y tras preguntarle, les dijo que ya eran las ocho y media de la mañana. Ellos le dijeron que era medianoche y que se fuese a casa pero la anciana, que tiene principios de trastornos mentales, no hizo caso y se fue a dar un paseo que, por suerte, no acabó en tragedia. La noticia se propagó con rapidez entre los mierenses, y algunos se acercaron hasta el lugar para comprobar el feliz desenlace. Todos elogiaron la gran labor de los voluntarios de Protección Civil y escucharon algunas quejas de la poca presencia policial en la búsqueda de Carmina García Montes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos