Un rescate en las alturas en el remonte del Brañillín

Operación de descenso en la evacuación del telesilla. / SEPA
Operación de descenso en la evacuación del telesilla. / SEPA

Trabajadores de Valgrande-Pajares y efectivos del SEPA hacen un simulacro en el telesilla de la estaciónUna veintena de operarios se entrena para actuar ante un posible fallo del equipamiento y evacuar a los usuarios

A. FUENTE EL BRAÑILLÍN.

En la estación invernal de Valgrande-Pajares ya está casi todo listo para el inicio de la temporada de esquí, que comenzará de forma oficial el jueves, día 30. Ahora solo falta que llegue la nieve. «Hay previsiones que indican que este año sí, que habrá precipitaciones, y que se podrá iniciar el calendario como está previsto», indicaba ayer el director del equipamiento, Javier Martínez Iglesias. Hacía estas declaraciones tras realizar, junto con una veintena de efectivos, un simulacro de rescate y evacuación en el remonte del Brañillín, el principal del equipamiento lenense.

Participaron trabajadores de la estación y del servicio de emergencias del Principado. «No son habituales este tipo de labores. En la temporada anterior no se registró un solo rescate en toda España, y eso que se hubo más de cinco millones de usuarios en todas las estaciones», comentó Martínez Iglesias, según quien «es necesario estar preparado para afrontar cualquier eventualidad de este tipo». El ejercicio práctico, que se inició en torno a las 9.30 horas, se prolongó a lo largo de toda la mañana y supuso la inmovilización del arrastre mecánico y la evacuación de los usuarios del telesilla. La maniobra de rescate se llevó a cabo tanto por tierra y aire, con la participación de la aeronave medicalizada del equipo de rescate del SEPA.

El objetivo de este tipo de prácticas conjuntas es mejorar la coordinación y capacidad de respuesta para que, en el caso de un posible fallo del remonte mecánico, el rescate y evacuación de los usuarios atrapados se desarrolle de la forma más segura, rápida y eficaz posible, señalaron desde el servicio de emergencias. Este tipo de ejercicios, además, redundan en la formación y capacitación de quienes, en un momento dado, están llamados a intervenir en una emergencia real. Además, según señaló el director, «permiten compartir, consensuar y poner en práctica procedimientos de actuación con los que prestar un servicio más eficiente a los ciudadanos». En la actuación, colaboraron también voluntarios de Protección Civil de Lena.

Puesta a punto

El director de la estación indicó que se trata del segundo simulacro que se lleva a cabo en Pajares, aunque es el primero que se realiza de forma coordinada con efectivos del SEPA. Los trabajadores de la estación están trabajando a pleno rendimiento desde hace semanas, en las últimas jornadas han apretado el ritmo, para preparar el inicio de la temporada de esquí. Hace unos días, también estuvieron probando los cañones de nieve artificial tras las lluvias que permitieron llenar parcialmente la balsa de agua anexa al equipamiento. Han llevado a cabo también varias comprobaciones de carga en el telesilla del Brañillín, antes de realizar este simulacro.

Los empleados de la veterana estación de Lena aprovecharon el verano para poner al día la estación. Fue en los meses estivales cuando se retiraron los viejos remontes que se encontraban esparcidos por el complejo con el objetivo de adecentar la imagen de Valgrande-Pajares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos