La retirada de escombro en el argayo de Caso mantendrá cortado el vial otro mes

La retirada de escombro en el argayo de Caso mantendrá cortado el vial otro mes
Los camiones cargan zahorra en el argayo de Anzó. / J. C. ROMÁN

Los operarios instalan la malla de seguridad en la pared de Anzó y no se descarta reabrir un carril del corredor del Nalón mientras reparan el firme

MARTA VARELA ANZÓ (SOBRESCOBIO).

Nadie se atreve a dar fecha concretas, pero la apertura del corredor del Nalón, la AS-117, a la altura de Anzó podría producirse en un mes. Después de que hayan pasado casi dos meses desde que parte de la montaña se viniese abajo e invadiese con toneladas de piedras y rocas el firme de la carretera, a la altura del kilómetro 31, dejando así aislado durante semanas al concejo de Caso y dificultando la vida a sus 1.500 vecinos, ayer comenzaron los trabajos para retirar el argayo.

El tránsito de camiones ayer fue constante al haber empezado a retirar las rocas que cayeron en el desprendimiento, las resultantes de sanear la montaña y la zahorra depositada sobre ellas para que las máquinas pudieran llegar a trabajar en lo alto del talud. Por la tarde, ya era visible que la plataforma sobre la que trabajaron las máquinas que sanearon al argayo ya tenían menos volumen. Y es que las actuales labores de colocación de la malla de seguridad en la pared de la montaña caída, que se están compaginando con la retirada de la zahorra y las piedras, permiten que la plataforma pueda verse reducida, por lo que ayer los camiones procedieron ya a cargar y a llevarse una parte considerable de la mismo. Muchos vecinos se acercaron a comprobar cómo se retiraban toneladas de material.

Está previsto que esta actuación pueda completarse en el plazo de un mes, aunque todo dependerá del desarrollo de estas labores así como del trabajo que el otro equipo realiza para proteger la montaña con la instalación de una malla de seguridad.

El material retirado se está transportando hasta Langreo, concretamente a la escombrera de la antigua mina de La Matona (propiedad de Hunosa) de donde procedieron los estériles que se necesitaron para habilitar la plataforma.

Gravilla para los municipios

Completada esta fase, previsiblemente dentro de un mes, comenzará el traslado de piedras y rocas que se han ido desprendiendo de la montaña. Este material se depositará en la zona coyana de Comillera, previsiblemente en el polígono industrial, un lugar donde el Principado tiene previsto instalar un molino que convierta las piedras hasta allí trasladadas en gravilla que posteriormente podrá ser utilizada por los concejos de Caso y Sobrescobio para la reparación de caminos y viales de accesos a sus pueblos o a zonas turísticas, entre otras alternativas. Un material que para ambos ayuntamientos tan pequeños supondrá un gran ahorro y aumentará sus recursos para atender a las necesidades de sus vecinos.

Una vez limpio el acceso y asegurada la montaña el siguiente paso será analizar el estado en el que está el firme de la AS-117 para tomar decisiones sobre la reapertura del corredor del Nalón. Las primeras impresiones apuntan a que el firme podrían estar dañado, pero no hundido, lo que podría retrasar la apertura de la carretera a Caso.

Si el daño afecta solo al firme la reparación del corredor del Nalón será sencilla. Solo habría que restituir la capa de asfalto, colocar los quitamiedos correspondientes y restaurar la señalización. Incluso se baraja la idea de que se pueda restaurar el tráfico a vehículos ligeros por uno de los carriles al mismo tiempo que los trabajadores asfaltan este tramo dañado de la carretera.

Mientras tanto, el camino provisional habilitado junto al cauce del río se utiliza cada día con mayor asiduidad por vecinos y visitantes, a pesar de que está prohibida la circulación de camines con más de 3.500 kilogramos de peso.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos