Rioseco se vuelca con su mercado a favor de África

Un vecino compra dulces en uno de los puestos del mercado solidario.
Un vecino compra dulces en uno de los puestos del mercado solidario. / JESÚS MANUEL PARDO

Una treintena de chavales del concejo y veraneantes venden productos hechos por ellos mismos en los talleres municipales

ALEJANDRO FUENTE RIOSECO.

Poco antes de las doce del mediodía de ayer, los chavales se apresuraban por tener todo listo para la venta. Eran los participantes del cuarto mercado solidario con que se dio el pistoletazo de salida a la Sextaferia Cultural de Sobrescobio. La treintena de niños y jóvenes que tomaron parte en la actividad se afanaban en colocar todos los productos en los puestos para iniciar su venta en la plaza del Ayuntamiento de Rioseco. Al poco, el lugar estaba lleno de gente comprando dulces, juguetes o las manualidades con las que trabajaron en los talleres municipales previos.

Organizando el evento se encontraba la teniente de alcalde Tensi Carmona. «No hay más que verlos, ellos se lo pasan bien, además de tratarse de una actividad educativa». Y es que, además de trabajar en la producción de artesanía -tarros decorados, chapas decorativas o marca páginas-, también se dedicaron a estudiar y elegir un proyecto solidario al que destinar la mitad de lo que ayer lograsen recaudar. «Va a ser para el proyecto de la Fundación Hermano Bembéréké de Laviana, que impulsa en África la construcción de colegios y hospitales», explicaba la edil

De la treintena de chavales, más de la mitad son veraneantes que disfrutan sus vacaciones en el Parque Natural de Redes. Proceden, sobre todo, de Madrid, pero también de Canarias y de otros puntos de la región, como Gijón y Oviedo, y de otros concejos de la comarca del Nalón.

Marta Picatosta y Javier Cachero son dos de estos jóvenes que participaron en el cuarto mercado solidario. Estaban al frente de uno de los puestos más concurridos, el de la comida. «De cada casa se trajo un producto diferente y la gente los compra y disfruta con ello», afirmaban satisfechos. «Fue una parte del taller de verano; los niños aprendieron recetas que realizaron con sus familias», añadía Carmona. También había libros y juguetes: «Como ya se ha hecho en más ocasiones, los chavales guardan cosas durante el año para luego traerlas aquí; la verdad es que son muy previsores».

Las actividades de la Sextaferia Cultural continúan hoy con la inauguración de una muestra fotográfica. Mañana habrá un taller de pintura a cargo de María Jesús Real Cobos y juegos tradicionales asturianos. El miércoles se realizará una visita al interior de la presa de Rioseco.

Fotos

Vídeos