«Sabíamos que la carretera estaba mal, pero llegamos a pasar miedo»

Jéssica Fernández, Miguel Flórez, junto al dueño de Tierra del Agua, José Antonio García, y sus compañeros de viaje Eva Sánchez y Vicente Díaz, antes de subir a Caleao. / J. M. PARDO
Jéssica Fernández, Miguel Flórez, junto al dueño de Tierra del Agua, José Antonio García, y sus compañeros de viaje Eva Sánchez y Vicente Díaz, antes de subir a Caleao. / J. M. PARDO

La iniciativa del dueño de Tierra del Agua de llevar a sus clientes en coche y salvar el argayo de Caso anima a los turistas, que critican el estado de la vía

MARTA VARELA ARROBIO.

Pagaron 25 euros por comer un menú elaborado con productos típicos del concejo de Caso. Degustaron Delicias de Queso Casín en Buñuelo de Cerveza, Pote asturiano con compango casero, Cachopo de Xata Roxa, Brownie de chocolate. Todo acompañado de pan, vino, agua o cerveza. Y de taxi. Porque los clientes que degustaron el 'Menú del Argayu' ofrecido por el restaurante Tierra del Agua lo hicieron tras llegar al establecimiento a bordo del todo terreno del propietario. José Antonio García les fue a buscar desde Caleao a Arrobio, donde la carretera AS-117 está desaparecida desde hace 19 días bajo la montaña que se desplomó sobre la vía.

«Desde que todo empezó, el 22 de marzo, hemos perdido más del 40% de nuestros comensales», explicó. Un descenso en el que no podrá contar a Eva Sánchez, Vicente Díaz, Miguel Flórez y Jéssica Fernández. Los cuatro, previa reserva, se encontraron con el hostelero en Arrobio cerca de las dos de la tarde, ya que «nos despistamos entre los árboles». Según aseguraron, su decisión de comer ayer en Caleao es «una oportunidad interesante de apoyar la hostelería del concejo. Animamos a los demás a que lo hagan».

Como ellos otros turistas optaron por degustar este menú. Susana Álvarez y Arsenio Martínez desde Laviana llegaron en su propio coche por la Collada de Arnicio, una aventura que no están dispuestos a repetir «sabíamos que estaba mal la carretera, pero es inimaginable lo que hemos visto. Hubo tramos donde pasamos miedo», explicaron.

Los empresarios de Caso aseguran que «es de agradecer el esfuerzo de la gente, pero no son ni la mitad de los que hubiésemos tenido si no hubiese el corte en la AS-117». Por ello consideran que «el argayo va a ser nuestra ruina, no creemos que se están haciendo las cosas bien».

Los responsables de algunos establecimientos explican que «estará complicado pagar el sueldo a las plantillas y no sería justo mandar a la gente al paro por lo que consideramos una deficiente gestión».

Más información

Una segunda opinión

La desesperación de empresarios y hosteleros casinos les ha llevado a buscar otras soluciones. Esta semana van a solicitar una segunda opinión sobre el planteamiento de los trabajos que se ha adoptado para retirar el argayo y sanear la montaña.

La intención de los empresarios es contactar con el Colegio de Ingenieros de Minas de Asturias para que realicen un informe sobre el estado y las actuaciones que se están realizando en el argayo.

En este sentido en la mañana de ayer, Horacio Iglesias empresario casín y responsable durante más de diez años de reconstruir los derrabes en el pozo Sotón se acercó hasta la zona de la obra para analizar lo que se está haciendo. A pie de argayo explicó que «están gastando más dinero y con menos eficacia que si lo hiciese desde la parte de arriba del argayo». Tras años de experiencia, sentenció: «No lo veo claro».

Temas

Caso

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos