«Saldremos a la calle si el Ayuntamiento de Mieres no aprueba el presupuesto»

El presidente de la Agrupación Vecinal, Arsenio Díaz. / J. M. PARDO

Arsenio Díaz Marentes, presidente de la Agrupación Vecinal: «Está redactado, cuenta con el visto bueno de los técnicos e IU tiene mayoría absoluta. No entendemos por qué no se debate en Pleno»

ALEJANDRO FUENTE MIERES.

Los cambios en la normativa sobre agrupaciones vecinales llevaron a tener que modificar los estatutos y la organización interna de la agrupación mierense, que agrupa a más de medio centenar de colectivos. Discrepancias internas hicieron peligrar la permanencia de tres de las grandes del concejo.

-¿Crisis superada en la agrupación?

-Por supuesto que sí, porque tras analizar la situación de la entidad entendimos que había más cosas que nos unían que las que nos separaban. Tuvimos una reunión en la que estuvieron los presidentes de las asociaciones de Vega de Arriba, de Santa Marina y San Pedro (las que, en principio, habían anunciado su marcha). Fue un encuentro largo en el que pusimos sobre la mesa todas las cuestiones que ahora mismo más preocupan en el municipio, sobre todo los presupuestos prorrogados desde hace nueve años, y un Plan General de Ordenación Urbano (PGOU) que nos afecta mucho. Y más con la última medida aprobada en el último Pleno, por la rebaja del Impuestos de Bienes Inmuebles (IBI), que supone una pérdida de ingresos de unos 800.000 euros al año. Ahora mismo estamos ultimando nuestras propuestas para un plan de inversiones con cargo al presupuesto local para pueblos y barrios del concejo. Es un documento muy trabajado, con muchas horas invertidas, que hace un análisis de todas las necesidades de las zonas urbanas y de los núcleos rurales.

-Al final, ¿cuántas son las propuestas recibidas por las distintas asociaciones?

-Recogimos un total de 110. Realizamos un análisis y observamos que algunas de ellas se solapaban, y hemos concentrado unas 80. Lo que no tenemos cuantificado es el coste que supondrían estas obras. Pero consideramos que estas peticiones podrían encajar perfectamente en el plan de inversiones municipal que tiene previsto el gobierno local (IU), pero si aprueba el presupuesto.

-¿Temen que ese trabajo se quede en nada?

-Claro que tenemos ese miedo. Esperemos que toda nuestra labor sirva para algo. El temor que tenemos se debe a una razón fundamental. Nos tenemos que remontar al pasado 7 de julio, cuando acordamos con el gobierno local todo el trabajo que había que desarrollar y del que hay constancia por escrito. Desde el Ayuntamiento se nos dijo que no se descartaba un Pleno extraordinario en verano para aprobar las cuentas. No tienen problema para ello, tienen mayoría absoluta en la Corporación. Nos pidieron un estudio, lo hicimos; ahora les toca a ellos, y sería muy desilusionante para los ciudadanos que no se llevase a efecto. Ya le toca al gobierno el cumplimiento de las promesas.

-El jueves acudieron al Pleno a protestar por la falta del presupuesto. ¿Tienen previsto intensificar la movilización?

-Vamos a esperar al siguiente movimiento. Vamos a ser cautos y consecuentes con los acuerdos adoptados. Nuestro siguiente paso va a ser la redacción del documento y su entrega al Ayuntamiento por el registro. Si observamos que no hay perspectivas y que no se lleva la cuenta a la Comisión de Hacienda para luego debatirlo en el Pleno de este mes, adoptaremos las medidas oportunas. Ofreceríamos las explicaciones detalladas a los vecinos y sí, promoveremos movilizaciones, nos echaremos a la calle porque habría un incumplimiento por parte del gobierno local y por la necesidad de tener en vigor una cuenta. Nos consta que existe un borrador. Hay un presupuesto elaborado que tiene un visto bueno de los técnicos municipales; no entendemos esta situación.

-¿Por qué cree que no lo llevan a Pleno?

-Nos tienen completamente despistados. Preguntamos y no recibimos respuesta por parte del gobierno local. Y el resto de grupos de la Corporación están tan descolocados como nosotros.

-La otra asignatura pendiente es el PGOU.

-Toca ya su aprobación. Pero nos parece contradictorio que se apruebe una modificación del IBI que va a suponer una reducción de los ingresos por unos 800.000 euros. Lo último que sabemos, de antes del verano, es que se estaba esperando por un informe del arquitecto del Principado y que está prácticamente hecho. Los pasos para la exposición pública y para presentar alegaciones se podrían ir dando. Ahora hay un desorden urbano y es una necesidad para definir el futuro del municipio.

Temas

Mieres

Fotos

Vídeos