Sama también apoya a Germán

Marina, Yolanda, Marta y el primo de Germán, en Sama. / J. C. ROMÁN
Marina, Yolanda, Marta y el primo de Germán, en Sama. / J. C. ROMÁN

La madre del joven brutalmente atacado el 14 de julio dice que el chaval «reacciona bien; sabe que estamos allí» Cincuenta personas se solidarizan con el gijonés agredido

A. F. G. SAMA.

Yolanda Fernández esbozaba ayer una sonrisa, a pesar de la angustia que le produce tener a un hijo, Germán Fernández, ingresado en el hospital tras recibir una brutal paliza en la zona de ocio de Fomento, en Gijón. «Está despertando del coma y sigue con sedación, pero reacciona muy y sabe que estamos allí. Nos agarra para que no marchemos. Estoy encantada y estoy animada». Hacía estas declaraciones ayer en la Plaza del Ayuntamiento de Sama donde hubo una concentración de apoyo a la familia y en contra de la violencia en las áreas de ocio.

Yolanda estaba con sus dos hijas, Marta y Marina, y un primo de Germán, Christopher García. «A ver si en estos días hay una evolución favorable. Los médicos nos dicen que el problema es la neumonía y la febre, por eso precisa de estar con la respiración asistida, porque le cuesta», indicaba la madre. «Toca esperar y ver si quedan secuelas, que tiene un poco de parálisis en el lado izquierdo del cerebro. Se intenta incorporar y bostezó, que me sorprendió mucho. Ahora lo veo, veo que está ahí».

La madre explicó que ya tiene identificado al taxista y que se va a poner en contacto con la familia, ya que se trata de una testifical clave para la investigación del suceso. «Sé que él quiere declarar, no voy a decir quién es. Que lo haga como él quiera, pero que lo haga», decía.

También lanzó un mensaje de agradecimiento a la ciudadanos por las muestras de apoyo a su hijo, como la de ayer en Sama. «La verdad que es algo que motiva; esto vale mucho y él va a flipar con todo esto. Se lo agradezco a todo el mundo».

«Esto no puede volver a pasar», decía Yolanda. «La Policía está haciendo mucho, la jueza también, y confío en la Justicia. No tendrían que estar en la calle, pero bueno; son todos iguales, tanto los que hacen como los que miran», dijo junto con su familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos