Saneamiento y carreteras, destino de los tres millones del ahorro de Mieres

El equipo de gobierno municipal de IU convoca un Pleno para hoy para autorizar más gastos en el recinto ferial y mejorar las instalaciones deportivas

ALEJANDRO FUENTE MIERES.

El Ayuntamiento de Mieres ha convocado un Pleno extraordinario -para hoy, a las 9.30 horas- con un único punto en el orden del día: aprobar el gasto de los algo más de tres millones de euros del superávit municipal. El equipo de gobierno plantea destinar las inversiones a obras «necesarias» en distintos ámbitos. Así, por ejemplo, está previsto dedicar más de 550.000 euros a actuaciones en carreteras, más de 150.000 euros a mejoras en edificios municipales y casi 900.000 euros a obras en las redes de agua y saneamiento. También plantea invertir más de 220.000 euros en mejoras de varias instalaciones deportivas, casi 200.000 en diversas actuaciones urbanísticas, 175.000 euros a obras en centros educativos y 210.000 a renovar el tejado del recinto ferial. Además, también se prevé la compra de varios vehículos.

En total, se completan unos tres millones de euros. Se trata de una cuantía que el Consistorio podrá invertir después de que la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) llegara a un acuerdo con el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (PP), para desbloquear este dinero y permitir que los ayuntamientos pudieran destinarlo a inversiones sostenibles, según comentan desde el equipo de gobierno de IU en Mieres.

Estas inversiones permitirán duplicar, como ya había anunciado el equipo de gobierno municipal hace unos meses, la inversión prevista para este año en el proyecto de presupuesto. En concreto, la cantidad asignada para 2018 incluye 2,6 millones de euros destinados a inversiones, destacando aquí la partida de 1,6 millones de euros para actuaciones en el marco de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrada (EDUSI) cofinanciada entre el Ayuntamiento y los fondos europeos Feder.

«Llevamos seis años en los que hemos hecho importantes sacrificios para evitar la bancarrota y, como ya dijimos, ahora ha llegado el momento de invertir y dar respuesta a las necesidades de los vecinos y vecinas», señaló el vicealcalde y concejal de Hacienda, Manuel Ángel Álvarez. El responsable municipal quiso dejar claro que el Consistorio sigue trabajando con una regla clara, «administrar con responsabilidad el dinero público».

También para la deuda

Por otro lado, el equipo de gobierno ya anunció que se van a destinar, en este ejercicio, otros tres millones de euros del remanente de tesorería de 2017 a la amortización de deuda municipal. Una aportación que, unida a la que ya viene recogida en el presupuesto aprobado para 2018, permitirá que cuando llegue el 31 de diciembre el déficit del Consistorio se sitúe en 1,1 millones de euros. Desde el Ayuntamiento se quiso destacar que se trata de una cantidad «muy alejada» de los 29,3 millones que había cuando IU llegó a la Alcaldía en 2011.

Un 96% menos de deuda

La reducción de la deuda ha sido una de las principales prioridades del gobierno encabezado por Aníbal Vázquez, que se encontró en 2011 una situación «desoladora, con casi 30 millones de euros de deuda y facturas sin pagar». Ahora, siete años después, «se ha conseguido dar la vuelta a estos datos, con una reducción de la deuda de más del 96% y pagando las facturas puntualmente», señaló el edil.

«Gracias a la gestión realizada hemos logrado esta reducción de la deuda, un dato que confirma la solvencia y constancia con la que se ha trabajado durante estos años», apuntó Álvarez. También reconoció y valoró «el esfuerzo y sacrificio de todos, sobre todo de los trabajadores municipales y la ciudadanía». En este punto, hizo alusión al plan de ajuste que se tuvo que poner en marcha nada más aterrizar su formación a la Alcaldía.

«Llegamos al gobierno con un Ayuntamiento al borde de la quiebra y vamos a acabar el mandato con las cuentas saneadas. Ha sido duro, pero hemos logrado dar la vuelta al calcetín y que la deuda deje de estar por las nubes para estar por los suelos», insistió Álvarez. El concejal incidió en que «las cosas no suceden por casualidad, son el resultado de las prioridades fijadas por el alcalde y de la hoja de ruta económica que ha marcado la gestión del gobierno local estos siete años.

Fue en el Pleno de marzo cuando se aprobó el presupuesto municipal para este ejercicio, unas cuentas que ascienden a 34 millones de euros y que casi llega a los 38 si se suman las cifras para la empresa de autobuses (Emutsa) y la partida del Patronato Deportivo. Se trata del primer proyecto presupuestario desde que el alcalde llegó al asiento de regidor hace siete años. También se rompe la prórroga que se venía arrastrando desde 2009.

Y otros tres millones de euros, en este caso, son los comprometidos esta misma semana por el Principado con el Ayuntamiento mierense, tal y como le trasladó la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo (PSOE), al regidor en un encuentro reciente. En detalle, esa cifra se va a destinar, principalmente, a obras de abastecimiento y saneamiento -como las cuantías del ahorro municipal-, entre las que figuran 600.000 euros para la red de suministro de agua que llega de Levinco. 1,7 millones de euros se destinarán a la construcción de un nuevo depósito de agua en La Herradura, cerca del núcleo urbano, y a otras actuaciones más de saneamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos