Sara Liste se presenta en la Comisaría de Langreo y admite que se fugó de casa

Sara Liste, de 14 años. / E. C.
Sara Liste, de 14 años. / E. C.

Tras 86 horas sin noticias de su paradero, la menor regresó al domicilio. La familia dice que «vamos a necesitar días para arreglar las diferencias»

MARTA VARELA MIERES.

Sara Liste Jiménez, de 14 años, tomó en la noche del miércoles su mejor decisión en las últimas 86 horas. Se personó, pasadas las once de la noche en la comisaría de la Policía Nacional de Langreo-San Martín del Rey Aurelio poniendo así fin a su fuga voluntaria que comenzó el sábado de madrugada, cuando abandonó su casa en el distrito de Sama. La menor se había ido en torno a la una de la madrugada.

La menor acudió sola a la comisaría. Tenía buen aspecto y, tras prestar declaración, a las pocas horas pudo reunirse con su familia. Como se sospechaba, la menor se escapó por la ventana de su dormitorio de forma voluntaria. Su familia considera que la presión que se hizo difundiendo su fotografía y la gran labor policial peinando zonas donde se sospechaba que pudiese haber acudido, dieron como resultado que la joven optase por poner fin a su huida voluntaria.

Otras fugas anteriores

No era la primera vez que la joven se ausentaba de su domicilio durante varios días sin el consentimiento de sus padres. Sin embargo, la preocupación de la familia hizo que el dispositivo policial que se puso en marcha para encontrarla se centrase en su entorno más cercano.

Su familia manifestaba ayer su satisfacción porque la niña decidiese volver a casa, aunque reconocían que «necesitaremos días para hablar con ella y solucionar las diferencias que puede haber». Todos intentarán ahora que la menor no vuelva a sentirse tentada por repetir la fechoría. Sara Liste reside en Sama desde hace poco más de un año, a donde llegó procedente de Avilés. «Si tarda más en volver, no sabemos que habría sido de su padre. Estaba destrozado con mucho miedo a que le hubiese pasado algo malo», comentaron a EL COMERCIO algunos familiares cercanos. La pesadilla que terminó este miércoles, comenzó el pasado sábado al filo de la una de la madrugada. El padre José Manuel Liste González se encontraba en la parte baja de su vivienda. Por sorpresa, allí apareció su hija Sara. Al verlo, le explicó que se había levantado porque «tenía hambre». Tomó algo y volvió a subir al primer piso, hacia su dormitorio, explicó el padre.

Minutos más tarde, José Manuel Liste subió a su cuarto para ver cómo estaba la niña y no la vio. «Al encender la luz me asusté porque en su cama estaba la almohada y ropa haciendo un bulto debajo de las sábanas», dijo. A Liste le costó entender lo que pasaba, su hija de 14 años se acababa de fugar de casa. Después de unas horas de angustia y llamadas a familiares y amigos para cecionarse de que su hija no estaba con ellos, denunció asu desaparición aunque no dejó de buscarla, apoyado por su entorno. Ahora ya está en casa, se impone una larga conversación encaminada a que estos hechos no vuelvan a repetirse y a que la menor reanude sus estudios.

Temas

Langreo

Fotos

Vídeos