«Ahora solo pensamos en arropar a la familia de Ana María»

Los hijos de Ana María Álvarez se abrazan tras guardar silencio en memoria de Ana María Álvarez en las instalaciones de Ciaño. / JUAN CARLOS ROMÁN
Los hijos de Ana María Álvarez se abrazan tras guardar silencio en memoria de Ana María Álvarez en las instalaciones de Ciaño. / JUAN CARLOS ROMÁN

Los compañeros de la mujer atropellada por una excavadora en Ciaño la recuerdan en una emotiva concentración a la que asistieron sus hijos

A. FUENTE CIAÑO (LANGREO).

A las doce del mediodía de ayer la actividad se paralizó en las factorías de Química del Nalón de Ciaño (Langreo) y Trubia, en Oviedo. La plantilla se dirigió a la entrada para, en silencio, recordar a Ana María Álvarez, trabajadora del servicio de limpieza en las instalaciones langreanas que perdió la vida el miércoles tras ser atropellada por una excavadora. Se vivieron momentos de mucha emoción entre los compañeros de la fallecida y sus hijos, quienes no podían contener las lágrimas. Tras varios minutos de largo silencio, éste se rompió con un sonoro aplauso. Uno de los hijos dio un paso al frente y dio las gracias a los presentes: «Recordadla como ella era para siempre», decía entre sollozos.

Ana María tenía 58 años. En el momento del suceso se encontraba en la zona de carga y descarga de carbón. Eran las nueve de la mañana. Nada se pudo hacer por salvarle la vida. Murió prácticamente en el acto. Química del Nalón abrió rápidamente una investigación para esclarecer las causas del fatal accidente. «Es un acto de condolencia hacia la compañera fallecida; es lo que se requiere, más allá de que se sigan investigando las causas del siniestro y de que hay que ser cautos por el momento hasta que no tengamos el informe cerrado», explicaba José Luis García Montes, delegado de Comisiones Obreras en la factoría y secretario de Política Industrial del sindicato en Asturias. «Lo único en lo que ahora pensamos es en ponernos en manos de la familia para lo que ellos necesiten», añadía, en nombre de los trabajadores.

Ana María Álvarez trabajaba para la empresa subcontratada Gerusia S. L. «Era una compañera más para todos nosotros; llevaba más de doce años desempeñando sus funciones en estas instalaciones», indicó García Montes. Los empleados recordaban que era una persona «muy conocida por todos y muy querida; ha sido una gran pérdida para el conjunto de la empresa».

El conductor, «destrozado»

Otra de las personas que está sufriendo las consecuencias de este accidente es el conductor de la excavadora. «Está mal, destrozado», afirmaba Montes. Este trabajador también depende de una empresa subcontratada. CC OO y UGT han anunciado que este lunes volverán a concentrarse en Oviedo contra la siniestralidad laboral. Durante la protesta, se guardarán cinco minutos de silencio en memoria de Ana María Álvarez. La concentración tendrá lugar en la confluencia de las calles Santa Teresa, Cervantes y la avenida de Galicia. También se espera que se puedan conocer algunos detalles del accidente. Ana María Álvarez estaba casada y tenía dos hijos y dos nietos. El jueves por la tarde fue despedida por su familia, amigos y compañeros de trabajo en una emotiva ceremonia en el tanatorio de Los Arenales, en Oviedo.

Temas

Langreo

Fotos

Vídeos