Una súper excavadora saneará a partir del jueves la peña del argayo de Caso

Vista del argayo de Anzó, que corta la carretera AS-117, el corredor del Nalón. /  JUAN CARLOS ROMÁN
Vista del argayo de Anzó, que corta la carretera AS-117, el corredor del Nalón. / JUAN CARLOS ROMÁN

Esta máquina retirará 1.500 metros cúbicos de piedra, el equivalente a 70 camiones de gran tonelaje. El Principado descarta las voladuras

ALEJANDRO FUENTE ANZÓ (SOBRESCOBIO).

Tras una reunión técnica, la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente se decanta por retirar la montaña de Anzó, que amenaza con volver a desprenderse sobre la carretera AS-117, con una súper retroexcavadora. Descarta, así, finalmente, la utilización de explosivos, opción que estuvo sobre la mesa ante las dudas de disponer de esta máquina. Se trata de un equipamiento de grandes dimensiones que llegará por partes al argayo que mantiene incomunicado al concejo de Caso desde el 22 de marzo. Está previsto que en la mañana de hoy se transporte el cuerpo y que mañana llegue la pluma para llegar a la parte más alta del talud, con un brazo de cincuenta metros de longitud. El Principado informó de que las labores de saneamiento comenzarán, si se cumplen las previsiones, el jueves y que éstas se alargarán hasta principios de la próxima semana.

Los técnicos ya han hecho un cálculo certero de la cantidad de piedra que es preciso retirar para afianzar la montaña. Se trata de unos 1.500 metros cúbicos de piedra, el equivalente a más de setenta camiones de gran tonelaje. Se espera que tras los trabajos de saneamiento -después del principal, se tendrán que ejecutar pequeñas actuaciones en la ladera- se pueda iniciar de forma inmediata la retirada del árido y de los escombros mineros que se usaron para habilitar la plataforma junto al desprendimiento de Anzó.

Fue el pasado jueves cuando el titular de Infraestructuras, Fernando Lastra, visitó esta 'zona cero' para los vecinos de Caso. Quiso ilustrar con palabras el reto geotécnico al que se enfrenta el Principado. «No estamos ante un argayo, tenemos que decirle a los ciudadanos que tenemos que gestionar una montaña que se viene abajo», dijo.

Mañana se abre el paso a todo tipo de turismos en el camino provisional en Anzó

El socialista explicaba que el problema es más complejo que un desprendimiento convencional de los muchos que se tratan en Asturias. Entonces, tomando como base las recomendaciones de los técnicos, el consejero se decantaba por las voladuras controladas para seccionar esa mole de roca que amenaza con desprenderse. Tampoco estaban seguros en el Principado de poder disponer de la retroexcavadora especial para este trabajo, máquina que finalmente sí que llegará a Asturias.

El alcalde de Caso, Miguel Ángel Fernández Iglesias, calcula que en el plazo de un mes y medio pueda estar despejada la calzada del corredor del Nalón para recuperar la principal vía de comunicación del concejo. El regidor también señaló en EL COMERCIO que la carretera presenta más puntos de riesgo de nuevos desprendimientos. Por eso, indicó que se va a realizar una revisión de los taludes para determinar los riesgos en una vía que se construyó en los años setenta, «cuando no existían los actuales mecanismos de seguridad».

Restitución tras la obra

Los trabajos continuaban ayer en la pista alternativa provisional -que sortea el argayo- para poder permitir, desde mañana, el tránsito de todo tipo de turismos sin restricción alguna. Hasta el momento, solo pueden circular vehículos ligeros todoterreno que tengan autorización para ello.

El paso podrá realizarse durante las 24 horas, tras mejorar el terreno, y no como hasta hora en horario restringido de siete de la mañana a nueve de la noche. El regidor de Caso recordó que este camino tendrá que ser retirado una vez se restituya la circulación en la AS-117. «Hay que volver a acondicionar la zona tal y como estaba antes del desprendimiento», apuntaba Fernández Iglesias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos