El superviviente del grupo minero Santo Tomás vuelve a la trágica bocamina

Valentín Suárez. / PARDO

M. VARELA LA CUADRIELLA (TURÓN).

Valentín Suárez, de 67 años, llegaba ayer nervioso al grupo Santa Tomás en La Cuadriella, en Turón, donde hace 50 años una explosión de grisú terminaba con la vida de once compañeros de su relevo. Él salvó su vida, porque quedó limpiando mientras el resto «subía al tajo». Suárez llegó a la bocamina arropado por toda su familia. Visiblemente nervioso, se adelantó y se acercó. Apoyado en el cierre de hierro de la entrada, frenó en seco y soltó un suspiro.

No era la primera vez que acudía a ese fatídico lugar, pero siempre que lo hace siente «algo extraño; aquí murieron mis compañeros, mis amigos». La cita de ayer fue programada por la asociación cultural y minera Santa Bárbara, que se encarga de mantener viva la historia de esta bocamina, de su tragedia. El pasado 14 de agosto celebró un acto en recuerdo de los fallecidos. 'Felechosa', nombre por el que Valentín era conocido, recordaba que aquel lunes fatídico, un 14 de agosto de 1967, «Tino, el vigilante, me mandó quedarme limpiando con mi pala; yo era un guaje de 17 años que llevaba en la mina desde enero».

Según su relato, «ellos avanzaron hacia arriba y enseguida vi una bola de fuego que me tiró; intenté levantarme y comencé a llamar a mis compañeros, pero nadie contestaba. Me caí de nuevo y mi siguiente recuerdo son los compañeros del segundo relevo sacándome hacia afuera».

Fotos

Vídeos