Tamara Argüelles abandona IU y la organización le pide su acta de concejal

Los militantes de IU en Langreo, antes de iniciarse la asamblea que tuvo lugar en Sama. / M. V.
Los militantes de IU en Langreo, antes de iniciarse la asamblea que tuvo lugar en Sama. / M. V.

La responsable local cree que «todos los ediles deberían dimitir por ética, no estamos cumpliendo nuestro programa electoral»

MARTA VARELA LANGREO.

La militancia de IU de Langreo acudía ayer a las Escuelas Dorado de Sama para valorar la crisis surgida en el seno del equipo de gobierno tras retirar el alcalde Jesús Sánchez todas sus competencias a Tamara Argüelles, militante del PC. Unas 60 personas acudieron expectantes para encontrar una solución a este conato de crisis. La sorpresa saltó al comenzar la asamblea, cuando el coordinador general de IU David Álvarez anunció que recibió «por correo electrónico el jueves por la noche, la petición de Tamara Argüelles de darse de baja en IU».

La hoja de ruta siguió ratificando, con 59 votos a favor y una abstención, la propuesta que hace unos días anunció la coordinadora de IU de «pedirle el acta y si ella no dimite, tomar las medidas oportunas para que no sea concejal de IU y pase a ser no adscrita», explicó Álvarez.

La aún concejala langreana explicó, tras conocer el resultado de la asamblea de IU -a la que no acudió por no pertenecer a esta formación política sino al PC- que « a mí, IU ya no me representa pero no quiero dañar a la organización ni causar fisuras en el pacto que se firmó en 2014 y que sirvió para unir al PC con esta agrupación». Argüelles aclaró además que «me relegaron de mis responsabilidades y me piden el acta por no cumplir el código ético, pero en realidad es una caza de brujas, si fuera por eso todos los concejales de IU deberían dimitir porque desde hace dos años no estamos ni cumpliendo nuestro programa electoral».

Argüelles, confirmó que seguirá militando en el Partido Comunista. Por el momento, dice no haber tomado una decisión sobre su devolución del acta y advierte de que seguirá como concejala en el grupo de no adscritos. Una decisión que prevé tomar esta misma semana.

La crisis

El desacuerdo, en principio zanjado, entre los ediles de IU en Langreo se inició hace tres semanas cuando la concejal Tamara Argüelles requirió un coche municipal para que fuese a recogerla a su trabajo y asistir así a dos comisiones, a las que de otro forma no podría llegar. Enterado el alcalde, prohibió el uso de los vehículos oficiales, máxime cuando «en dichas comisiones se cobra 90 euros y 150 en los Plenos que pueden usarse para desplazamientos».

Esta situación produjo un desacuerdo grave entre el regidor y la edil, en el que intervinieron sin éxito los secretarios de IU y el PC. La edil llegó a amenazar con no acudir al Pleno para aprobar las ordenanzas municipales y votar en contra de la subida del 1,9%, algo que no cumple. Finalmente, el viernes 3 de noviembre, Argüelles registró un escrito en el que se comprometió a pagar los gastos que haya podido ocasionar por dichos desplazamientos. Jesús Sánchez decidió entonces dictar una resolución de Alcaldía en la que destituyó de sus funciones al considerar que «no cumple con el código ético exigible a los concejales de IU».

Un desencuentro que continuó en los días siguientes con intercambio de opiniones y que ayer pudo vivir uno de sus últimos episodios a la espera de que Argüelles decida que hacer con su acta de concejal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos