El tanatorio de Murias realiza mejoras en el crematorio para evitar columnas de humo

«Con la nueva norma, hay que subir la temperatura a 850 grados y la salida de emisiones no estaba preparada», dicen los vecinos tras una visita

ALEJANDRO FUENTE MIERES.

Los responsables del tanatorio de Mieres invitaron, hace unos días, a los dirigentes del movimiento asociativo vecinal del concejo a visitar sus instalaciones. El objetivo era informar de los problemas que hubo recientemente y que provocaron intensas columnas de humo negro, así como de las soluciones adoptadas para solucionarlo.

El presidente del colectivo de vecinos, Arsenio Díaz Marentes, declaró que, según les habían explicado, uno de los problemas se debía a un cambio en la normativa para la cremación. Las instalaciones estaban preparadas para alcanzar unos 650 grados en los hornos. «Pero, por una nueva regulación regional, hubo que aumentar hasta los 850. Hay unas boyas que impiden la salida de humos, que no estaban reguladas para estas temperaturas y, por eso, salían esas columnas». La sociedad responsable del tanatorio ha contratado las mejoras a una empresa especializada y ha hecho entrega a los vecinos de la documentación técnica y legal al respecto.

«Han sido totalmente transparentes con nosotros; nos detallaron cuál era el fallo técnico que provocó la alarma en Murias y las medidas correctoras que ya se han aplicado», manifestaba Díaz Marentes.

El compromiso adquirido es que habrá una comisión de seguimiento para determinar si, efectivamente, ya no se producen nuevos escapes por las chimeneas del recinto de Murias.

La alarma saltó a finales del pasado mes de octubre: una intensa columna de humo negro salía de la chimenea del tanatorio de Mieres. Una vecina lo grabó en vídeo y, en poco tiempo, se convirtió en viral en internet. Los residentes de Murias se quejaban de que no era la primera vez que sucedía, que era algo habitual. Esa fuga de humos no ocurría todos lo días, apuntaban desde la asociación vecinal Villalegre, pero sí que era más frecuente. «A veces, salen hasta chispas. La verdad es que es muy desagradable y nos genera temor», aseguraba entonces. Desde la plataforma de 'La Güeria San Juan también existe' señalaron que era una de las reivindicaciones de los residentes del valle.

«Sin riesgo para la salud»

Tras la queja, vino una llamada del gobierno local mierense. Convocó un encuentro entre los vecinos y responsables del tanatorio que se celebró al pasado 8 de noviembre. La empresa quiso lanzar un mensaje claro a los vecinos, ya que buscaba que la población estuviese informada de todo el proceso para que no se generase nuevamente una situación de alarma. Así lo indicó uno de los representantes del crematorio, Honorino Zamora.

Miembros de la empresa indicaron en dicho encuentro que hubo un fallo en los hornos y aseguraron que, a pesar de la apariencia, la humareda no supone riesgo alguno para la salud de los residentes de la zona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos