«Tomás Cueria era una piedra en el zapato de Izquierda Unida de Caso»

Miguel Ángel Fernández Iglesias. / JUAN CARLOS ROMÁN
Miguel Ángel Fernández Iglesias. / JUAN CARLOS ROMÁN
Miguel Ángel Fernández Iglesias, futuro alcalde de Caso

«La secretaria municipal, la que puso reparos a los contratos, era la interventora en Aller. Creo poco en las coincidencias»

ALEJANDRO FUENTE CAMPO DE CASO.

Solo un imprevisto impediría que Miguel Ángel Fernández Iglesias no sea investido esta semana nuevo alcalde de Caso tras la dimisión de Tomás Cueria. El actual secretario general del PSOE en el concejo y concejal de Interior y Personal es el número tres de la lista, pero el partido considera que debe de ser el sustituto. La número dos, Rocío Allande, ocupa un cargo de confianza en el Principado. La renuncia del anterior regidor fue provocada por la apertura de juicio oral ante una posible falta administrativa. La denuncia la interpuso Izquierda Unida.

-¿Llega a la Alcaldía con satisfacción?

-Ante todo es un honor y un orgullo representar a mis vecinos. Pero no me gusta la forma en que ha sucedido todo. No pensaba, para nada, que le podría ocurrir esto a Tomás.

-¿Fue acertada la decisión de Cueria de dimitir? ¿O debería de haber resistido, como el de Aller?

-Sí, fue correcta su resolución. El límite -la apertura de juicio oral dentro del código ético- lo pusimos los propios socialistas y está para cumplirlo, aunque no estemos de acuerdo con la norma. Se puede considerar que es una injusticia, porque esta medida vale para poco en temas de corrupción. Todo aquel que mete la mano en la caja, no sé cómo se arreglan pero es que ninguno de ellos devuelve una puñetera chapa. Y Tomás no metió la mano en la caja, eso lo tengo claro. Hay un problema, ¿qué pasa con este caso mañana? Si sale absuelto, ¿quién lo repone? Nadie, ni política ni personalmente. Se le ha hecho un daño irreparable y es una persona honesta y trabajadora. Estoy muy orgulloso de ser su compañero y amigo. Hizo cosas buenas por el concejo y seguro que también cometió errores, como yo los voy a cometer.

-Ambos concejos, Caso y Aller, compartían la misma secretaria municipal, la funcionaria que puso reparos a los pagos de facturas que han originado sendas crisis.

-Era secretaria en Caso e interventora en Aller. Si algo tiene que ver, que lo juzgue la ciudadanía, pero yo no creo en las coincidencias en la vida.

-¿Considera que las denuncias de IU contra el exalcalde perseguían objetivos políticos?

-Tomás Cueria fue una piedra en el zapato de IU. Llegó al gobierno municipal después de dos mandatos de la coalición, en los que sí que se hicieron cosas buenas pero Cueria recibió un Ayuntamiento en muy malas condiciones y lo que hizo fue informar de ello a los vecinos. Entonces alguien entendió que era el azote de IU, y no era así. Tomás Cueria contó la verdad que se había encontrado en el Ayuntamiento. Se hicieron cosas mal y lo tienen que reconocer.

-Quedan dos años de mandato. ¿Va a ser el suyo un gobierno de transición hasta las próximas elecciones?

-No. El grupo socialista se presentó con un programa que lo vamos a llevar a cabo, con unos objetivo que están ahí, como la construcción de un nuevo centro de salud que está en vías de adjudicación, la reparación de la carretera a Bueres que son ocho millones de euros o la reparación de la carretera de Tarna. Estamos luchando por una escuela infantil, de 0 a 3 años, lo que no deja de ser una paradoja, ya que tenemos un concejo envejecido pero a la vez hay más de una veintena de niños para este ciclo de guardería. Es algo que nos exigen y que vamos a luchar por ello.

-¿Y dentro de dos años, va a seguir?

-Si tuviera que ocurrir algo dependerá de los propios vecinos pero soy de los que pienso que debería de marchar a mi casa.

-Y Cueria, ¿regresaría si sale absuelto?

-No hemos hablado nada de eso pero considero que a cualquier persona que sufra un desengaño de esta magnitud le quedarían pocas ganas de volver.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos