Los trabajadores de Asla piden a los grupos municipales la licencia para asegurar el empleo

IU y PSOE no llegan a un acuerdo para otorgar un permiso provisional de ampliación. IU quiere que la decisión sea tomada por unanimidad

MARTA VARELA POLA DE LENA.

Empleo pendiente de una licencia municipal. El comité de empresa de Asturiana de Laminados S.A (Asla), ubicada en el polígono lenense de Villallana, pedía ayer a los grupos políticos con representación municipal en el Ayuntamiento de Lena celeridad pata otorgar a dicha factoría una licencia provisional de ampliación. Consideran que es necesaria tanto para afianzar los 123 empleos actuales, como para dar paso a la contratación de 80 nuevos trabajadores.

El comité de empresa considera que «debemos hacer pública la decisiva importancia que tiene para la normal continuidad de nuestro centro de trabajo la urgente concesión de la licencia municipal de ampliación». A su juicio, la misma es necesaria «no sólo para la ampliación de la factoría, creando nuevos empleos, sino también para estabilizar los 123 puestos actuales».

Asla ha iniciado esa ampliación pero sin licencia, ya que el plan parcial no ha recibido el visto bueno de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA). Si no hay permiso, adiós a la ampliación: tendrán que derribar lo que ya han construido. Unos trabajos que comenzaron en la pasada época estival, con el fin de que no se perdiesen las subvenciones concedidas para dicha ampliación.

Los representantes de los trabajadores recuerdan que desde 2012 «la empresa viene solicitando reiteradamente la tramitación administrativa municipal correspondiente pata garantizar el crecimiento y la necesaria expansión que permita su consolidación». Y es que la nueva línea de acabados que quieren instalar en Villallana conllevará la contratación de casi un centenar de personas, merced a una inversión que oscilará entre los 12 y los 14 millones de euros.

La Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias (CUOTA) notificó en junio al Ayuntamiento su rechazo al permiso provisional de obra, tal y como solicitó el gobierno de IU. En julio, anunció que tendrá los terrenos para un nuevo centro de salud y, a la vez, conseguía que Asla, por permuta, tuviese el suelo de Villallana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos