Tres torres con mucha historia

Torre de Soto, en el concejo de Aller. /JUAN CARLOS ROMÁN.
Torre de Soto, en el concejo de Aller. / JUAN CARLOS ROMÁN.

Laviana, Aller y Morcín trabajan para conservar estos Bienes de Interés Cultural y convertirlos en reclamos turísticos

JUAN SAN MARTÍN

A cerca de diez siglos atrás se remonta la construcción de varios de los torreones más conocidos de las cuencas mineras. Es el caso de la Torre de Peñerudes, en el concejo de Morcín, y la de Soto, en Aller. En cambio, en el caso del Torreón de El Condado, en el municipio de Laviana, no se conservan restos arquitectónicos previos al siglo XIV, pese a que tiene un origen altomedieval. En la actualidad, los respectivos Ayuntamientos trabajan para darles nuevos usos desde el punto de vista turístico.

El de El Condado fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 1994. A día de hoy, cuenta con nueva iluminación. «Fue la última actuación que hicimos desde el Consistorio, en el mes de septiembre», señala Inés García, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Laviana. Desde esta administración han apostado por el torreón como un referente para el turismo en la zona. «Quisimos ponerlo en valor y lo incluimos en una de las rutas culturales que se desarrollan en el concejo», comenta.

La edil indica que «está previsto hacer alguna actuación en el interior del torreón. De hecho, me consta que ya está redactado el plan de obra» y cree que «se llevará a cabo a corto plazo». Asimismo, Inés García explica que «estos trabajos dependen de la aprobación de la Dirección General de Patrimonio del Principado de Asturias y de los dueños del inmueble». Es una situación que se repite en la Torre de Peñerudes, en Morcín. «En 2003, el Ayuntamiento se hizo con el dominio útil del suelo, pero esperamos contar con la titularidad completa del monumento en el futuro», detalla Maximino García, ‘Mino’, alcalde de Morcín. Para ello, el gobierno local tiene que ponerse en contacto con los propietarios. «Es un tema muy difícil por asuntos de herencias. Llevamos ya cuatro meses buscando cuáles son los dueños», afirma.

Con el Monsacro y los Alfilorios

Éste es el paso previo antes de acometer la restauración de forma subsidiaria. Se trata de un torreón del siglo XII, considerado Monumento Histórico y catalogado como Bien de Interés Cultural. El regidor señala que el plan pasa por «la necesidad de actuar en la zona, con el consentimiento de la Dirección General de Patrimonio, y de adquirir la titularidad de pleno derecho». El Consistorio morciniego también ha apostado por Peñerudes como uno de sus mayores reclamos para el turismo. «Junto con el Monsacro y el embalse de los Alfilorios, es uno de nuestros atractivos para aquellos que visiten el municipio», explica.

Un turismo que también ha crecido en el concejo de Aller, con la Torre de Soto como uno de los enclaves más visitados. «Forma parte del patrimonio histórico y cultural del concejo. Es muy importante para la ciudadanía», apunta el alcalde de Aller, David Moreno. Y es que se trata de una fortaleza cuya construcción data del siglo XII y que fue catalogado como Bien de Interés Cultural en el año 1975.

El Consistorio allerano, junto con la Consejería de Cultura del Principado, es el encargado de la gestión del monumento al tratarse de un BIC. Se ha puesto manos a la obra para preservar y consolidar la torre. «Ya hemos incoado el expediente de ruina y se ha comunicado a los dueños del inmueble la necesidad de hacer los trabajos de conservación», señala Moreno. El regidor apunta que «si los propietarios no ejecutan dichos trabajos en el plazo acordado, podremos poner en marcha su ejecución de manera subsidiaria».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos