La urbanización del suelo del plan de vías de Langreo se licitará en 2018

Por la izquierda, los directores de Infraestructuras y Transportes, José María Pertierra, y de Ordenación del Territorio y Urbanismo, Juan Pereiro; el alcalde Jesús Sánchez, y el consejero Fernando Lastra.
Por la izquierda, los directores de Infraestructuras y Transportes, José María Pertierra, y de Ordenación del Territorio y Urbanismo, Juan Pereiro; el alcalde Jesús Sánchez, y el consejero Fernando Lastra.

El Principado presentará una primera propuesta para definir el ámbito de actuación en la primera quincena de octubre

MARTA VARELA LANGREO.

El soterramiento de Langreo concluirá una década después de su inicio. El Ayuntamiento tiene confirmada toda la financiación para este proyecto. Ahora, resta que el Principado finalice -se espera que en breve- la obra civil, que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ejecute la superinfraestructura ferroviaria y que, de nuevo, el Gobierno regional urbanice los terrenos liberados por las vías en Langreo. La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente pretende licitar esta última actuación, la urbanización de los terrenos liberados por el soterramiento de Feve, en el último trimestre de 2018 para poder iniciar las obras tan pronto como Adif dé por concluida su intervención.

Así lo anunció ayer el consejero, Fernando Lastra, al alcalde de Langreo, Jesús Sánchez, en una reunión que mantuvieron en Oviedo. Ambos acordaron una programación temporal para la urbanización y planificación urbanística del suelo que deja libre la barrera ferroviaria y de su entorno. Este acuerdo, según Lastra, demuestra el compromiso del Gobierno de Asturias con una actuación en la que el Principado ha invertido en solitario cerca de 80 millones.

La consejería planteará en la primera quincena de octubre una primera propuesta para definir el ámbito sobre el que es preciso actuar, para que sea analizada por los técnicos municipales. Además, responsables de ambas administraciones constituirán una comisión de seguimiento para definir el proyecto, que será encargado por Infraestructuras, al tiempo que se pone en marcha la tramitación urbanística que determinará cuestiones relacionadas con la movilidad, las circulaciones y otros trabajos de rehabilitación en las zonas más afectadas por la obra del soterramiento, como podría ser el barrio de El Puente, una zona que ha sufrido a diario los inconvenientes de esta actuación que se ha prolongado en el tiempo.

Ambas administraciones también acordaron que estas actuaciones deberían estar sincronizadas con las que realiza Adif, que prevé finalizar la superestructura en el primer trimestre de 2019. Esta fase, cuyo coste ronda los 20 millones, incluye vías, traviesas, catenarias, señalización, sistemas de seguridad y el resto de elementos necesarios para permitir la circulación de los convoyes.

Fotos

Vídeos