«No vamos a permitir que La Pereda sea la incineradora de toda Asturias»

Ángel García Vega, Delia Campomanes, Aníbal Vázquez y Ovidio Zapico, en Mieres. / FOTOS: JESÚS M. PARDO
Ángel García Vega, Delia Campomanes, Aníbal Vázquez y Ovidio Zapico, en Mieres. / FOTOS: JESÚS M. PARDO

El alcalde de Mieres advierte a Hunosa y al Gobierno regional de que el Ayuntamiento «vigilará» el desarrollo del plan de residuos

ALEJANDRO FUENTE MIERES.

La inquietud generada con la quema de residuos en la térmica de La Pereda hizo que la presidenta de Hunosa, María Teresa Mallada, acudiera la semana pasada al Ayuntamiento de Mieres a dar explicaciones de lo que se esta usando en las instalaciones como combustible. El encuentro con el alcalde, Aníbal Vázquez, estuvo motivado por las quejas y demandas vecinales ante el temor de que se estuvieran usando plásticos para generar calor. «Nuestra máxima preocupación es la salud de los ciudadanos», decía ayer el regidor tras desvelar esta reunión. Y también detalló el mensaje que le trasladó a la máxima responsable de la hullera pública: «Vamos a hacer lo posible y lo imposible para evitar que la térmica se convierta en la incineradora de Asturias, no lo va a ser nunca».

El regidor advertía de que el Ayuntamiento de Mieres va estar «vigilante» con el desarrollo del plan regional de residuos, iniciativa por la que se pretende transformar la basura en un combustible sólido para la central experimental mierense. «Lo que pedimos es que se nos diga lo que se va a hacer; que se nos transmita con documentos y con datos», remarcó Vázquez. Y eso fue lo que hizo Mallada, explicar que no se quemaron plásticos, como denunciaron los ecologistas, sino que se trataba de compost, y que las mediciones ambientales no sobrepasaron los límites fijados para este tipo de instalaciones.

A pesar de estas explicaciones, en el Consistorio, gobernado por IU, se mantiene una actitud de «máxima preocupación por la salud de los ciudadanos». «Lo que reclamamos es transparencia e información sobre las pruebas y experimentos que se vayan a realizar en la central», inciden en la coalición de izquierdas. La quema de ese compost, explicaba el diputado de Izquierda Unida en la Junta General Ovidio Zapico, se desarrolló en enero en una prueba que estaba además subvencionada por el Instituto de Desarrollo Económico del Principado (Idepa).

«Lo que tiene que haber en la Junta General es consenso para el plan de residuos en la región, porque se trata de un tema importante en el que nadie se puede poner de lado. Se trata de algo que no se puede barrer y meter debajo de la alfombra», se quejaba al alcalde mierense. «Es un problema que hay que abordar», añadía. Zapico decía que IU no entiende que este tipo de pruebas, realizadas por Hunosa, «no hayan contado con información y transparencia por parte del Gobierno regional». Que haya tenido que ser la propia empresa pública la que haya acudido a explicar lo sucedido.

El diputado lamentó que esa falta de comunicación con la sociedad haya generado «incertidumbres». «Vamos a vigilar el proceso», advirtió IU, que preguntará en sede parlamentaria el jueves al consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, «si rechaza el Gobierno la incineración de residuos en la térmica de La Pereda, tal y como se había comprometido con nuestra formación». Y secundó al regidor en su posicionamiento: «La Pereda no se va a convertir en el sustituto de la fallida incineradora de Asturias».

Zapico remarcó que la solución para la gestión de los residuos pasa por no quemarlos dentro del Principado. «Lo hemos dicho infinidad de ocasiones, somos un fuerza con vocación industrial pero también defendemos la protección ambiental. Estamos seguros de que cumpliendo las leyes y con diálogo se puede alcanzar el equilibrio justo», planteó.

«Improvisación»

El representante de IU en Cogersa, Ángel García Vega, expresaba, por su parte, «la preocupación por cómo se está haciendo toda la tramitación de la fase definitiva de la aprobación del plan de residuos. No hay diálogo y eso deriva en improvisación; genera incertidumbre al Ayuntamiento de Mieres, a sus vecinos y a la propia Hunosa, que está trabajando en una línea de investigación que no coincide con los parámetros que maneja Cogersa». Sobre el combustible, «necesitamos saber qué es lo que se quema y de donde sale; y no se nos está informando. Es una irresponsabilidad del Principado».

La edil de Desarrollo Sostenible de Mieres, Delia Campomanes, reclamó que se den todas las explicaciones necesarias para acabar con la incertidumbre y el malestar vecinal, aportando cuanta información sea necesaria sobre los materiales que van a quemarse o se han quemado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos