Los vecinos de Blimea recogen firmas para que se respeten los límites del pueblo

M. VARELA BLIMEA.

El cartel que anuncia donde comienza el distrito de Blimea, dirección al concejo de Laviana, ha avanzado en los últimos años casi 500 metros. Vecinos que siempre vivieron en este distrito de San Martín del Rey Aurelio, ateniéndose a dicho cartel, viven ahora en Sotrondio.

El último cambio en la señalización del barrio ha indignado a no pocos vecinos. Por ello, han iniciado una recogida de firmas tanto en un reconocido portal de internet como por el pueblo. En la misma, que va dirigida al Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio, reclaman que «sean delimitados correctamente los límites de Blimea con las poblaciones adyacentes». Los vecinos destacan que el cartel que más les molesta es el que recientemente se colocó en la zona norte de dicha población, en la zona conocida como La Venta. Consideran que «debería estar colocado al principio del pueblo, en la zona de La Angariella donde antiguamente se iniciaba el camino que conducía al Madreñeru».

Muchos vecinos de edad avanzada recuerdan que en ese camino, «está la casa de la capitana», y era donde comenzaba el territorio de Blimea. «Hasta allí fueron a buscar a la virgen de las Nieves hace muchos años, cuando volvió al pueblo, y, desde ese camino hacia Blimea, los entierros y bodas correspondían a nuestra parroquia». Además, a día de hoy ése es el punto que muchos documentos oficiales continúan marcando como límite de dicha localidad con Sotrondio.

En la misma petición, que a pesar de la época estival ya ha recibido cientos de rúbricas más las recogidas en el propio pueblo, se pide que se reconozcan «como localizados el pueblo-distrito de Blimea y algunos equipamientos municipales». Los blimeínos no buscan enfrentamientos con otros vecinos del municipio pero aseguran que «tanto el instituto, como el parque, el albergue y el campo de El Florán y el polideportivo Alejandro García Carrucha, se construyeron en terrenos de Blimea para disfrute y uso de todos los vecinos del concejo».

Por eso, estos vecinos han decidido iniciar esta campaña y recabar apoyos para conservar los límites de su pueblo. Ya han informado a los diferentes grupos políticos de su petición y han solicitado a la alcaldía una reunión para tratar el tema y que les expliquen porqué, al menos, el cartel de la entrada norte se ha ido cambiando hacia el interior del pueblo. Por el momento, llevan casi dos meses esperando a que se les llame para la cita y que alguien les dé explicaciones.

Fotos

Vídeos