Vecinos de La Crucina reclaman la imagen del Cristo de la Paz

La capilla de La Crucina.
La capilla de La Crucina. / PARDO

La imagen fue trasladada a La Felguera hace dos años para la fiesta y no ha sido devuelta a la capilla, donde los feligreses la reclaman

MARTA VARELA TURÓN.

Un Cristo para dos parroquias. La polémica entre los seguidores del Cristo de la Paz está servida, debido a su ubicación. Los vecinos del pueblo de La Crucina, a la entrada de Valle, piden que la imagen de su patrón vuelva a su capilla. Denuncian que hace dos años, cuando salió de La Crucina hacia la parroquia de La Felguera para celebrar sus fiestas, como se hacía habitualmente, pero que, en esta ocasión, no la devolvieron.

Los vecinos de La Crucina se encargan de abrir la capilla y mantenerla limpia así como de venerar a las otras imágenes que aún se conservan en el templo. La falta del Cristo de la Paz, reconocen que «no la llevamos bien. Por eso, ya se lo pedimos al cura pero no logramos nada». Además, según ha podido saber EL COMERCIO, parte de los feligreses de la parroquia de La Felguera, donde en la actualidad está la imagen, no quieren devolverla a La Crucina y así lo han solicitado también a su párroco.

Mantener la tradición y devolver al Cristo a su casa, se enfrenta ahora con varios problemas. Desde La Felguera esgrimen que «cuando se trasladaba la imagen no había gente para hacerlo, que la imagen está muy deteriorada y que no es conveniente tanto movimiento, así como que a La Crucina no iba nadie a la novena y ahora sí o hasta que puede haber polilla en la capilla». Son opiniones que no entienden desde La Crucina por lo que sus vecinos aseguran que no van a cesar en su propósito. Incluso van a pedirle al párroco, directamente, que devuelva la imagen «a su casa», incluso se han planteado la posibilidad de recoger firmas para forzar la vuelta del Cristo de La Paz.

Esperando la vuelta de Cristo de la Paz, desde La Crucina recuerdan la historia. Y cuentan que en 1858 en una carta al Obispo se relata que «en Sobre-puenes haya una efigie del Cristo de la Paz al que en esta parroquia hay una gran devoción, y que son muchos los que oran a la intemperie». El cura de la zona pide «licencia para levantar una capilla» y celebrar alguna vez misa, lo que se le concedió y así se construyó la capilla para albergar al Cristo. Pero ahora, esa venerada imagen está fuera de casa y en La Crucina quieren que vuelva.

Temas

Langreo

Fotos

Vídeos