Los vecinos de Felechosa urgen más seguridad tras el derrumbe del polideportivo

Estado del polideportivo, con la cubierta derruida. / J. CARLOS ROMÁN
Estado del polideportivo, con la cubierta derruida. / J. CARLOS ROMÁN

Después de la tercera caída de la cubierta en catorce años, temen que «si las cosas no se hacen bien, la próxima vez pase con gente dentro»

MARTA VARELA FELECHOSA (ALLER).

La comunidad educativa del colegio público de Felechosa, en Aller, está preocupada por la vuelta a clase el próximo miércoles. Temen por la seguridad de los escolares tras el derrumbe, el pasado viernes, de la cubierta del polideportivo, edificación anexa al patio del centro educativo.

En este sentido, el alcalde, David Moreno, lanzó un mensaje tranquilizador asegurando que «se procederá al cierre perimetral de la instalación a efectos de garantizar la seguridad de los escolares en su actividad ordinaria, de modo que su incorporación esté perfectamente independizada de la zona afectada por el desplome de la instalación».

La Asociación de Padres pide en cambio que se usen vallas metálicas de protección. «Tememos que sólo pongan una cinta de plástico, sin más, y así el peligro para los niños no desaparecería», advierten. Por eso reclamaban al alcalde que «se hagan las cosas bien. Solo pedimos seguridad a partir de ahora. Si la solución pasa por quedarnos sin polideportivo una temporada, pues nos quedamos, pero por lo menos estaremos a salvo».

Los vecinos de Felechosa respiran aliviados porque las tres veces que la cubierta se ha venido abajo en los últimos quince años siempre ocurrió de noche, pero temen que «si no se hacen las cosas bien, la próxima pase con gente dentro». El viernes estaba previsto celebrar en el recinto el carnaval infantil. La fiesta quedó anulada ya el jueves, cuando las nevadas impidieron el desarrollo normal de las clases y la preparación del carnaval. La celebración ha sido aplazada y de momento no se sabe donde se llevará a cabo.

Además del uso que los alumnos del colegio hacían del polideportivo municipal José Manuel Amboage González, éste era utilizado por el equipo de fútbol de Felechosa, que ha tenido que aplazar su enfrentamiento de este fin de semana y ahora tiene que buscar otra sede provisional donde entrenarse y jugar los próximos meses y «quizás años», se lamentaba ayer un vecino recordando que la primera reconstrucción duró dos años y la segunda, tres. «Ahora empezarán a dar vueltas y estaremos sin polideportivo varios años», asumen. Este espacio no solo es importante para los vecinos de esta pequeña localidad, también para la cercana de El Pino.

Más información

Informe negativo

La caída de la cubierta por tercera vez ha propiciado que el Ayuntamiento contratase a una empresa experta en analizar las causas. Los técnicos del control de calidad ya han realizado una primera visita de inspección, tarea que se prolongará la próxima semana y que se acompañará con «análisis de laboratorio respecto a los materiales, método constructivo y estudios de cálculos empleados en la construcción», explicó el alcalde de Aller.

Según ha podido saber EL COMERCIO, esta empresa ovetense ya emitió un informe negativo después de que, tras el hundimiento ocurrido en febrero de 2003, se optase por reconstruir la techumbre. El informe se terminó con el nuevo techo ya construido y en enero de 2006 se advirtió de la necesidad de aumentar tirantes y sujeciones. Pero la cubierta volvió a hundirse con la siguiente nevada, en febrero de ese año, apenas un mes después de emitir dichas recomendaciones.

En la segunda reforma, el Ayuntamiento optó por mejorar la pista cubierta convirtiéndola en polideportivo. El proyecto tardó tres años en ser concluido. Se inauguró un mes de febrero de 2009, tras una inversión de 300.000 euros que se destinó a la techumbre y una zona de vestuarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos