Los vecinos de Mieres buscan movilizar a cinco concejos contra la quema de basura

Encuentro de vecinos de la zona norte de Mieres con representantes de Podemos en la Junta General y en el Ayuntamiento . /  J. M. PARDO
Encuentro de vecinos de la zona norte de Mieres con representantes de Podemos en la Junta General y en el Ayuntamiento . / J. M. PARDO

Quieren sumar apoyos en Oviedo, Soto de Ribera, Morcín y Riosa contra el plan de residuos del Principado

ALEJANDRO FUENTE LA REBOLLADA (MIERES).

Los vecinos de la zona norte de Mieres alertan de que el problema ambiental y de salud no es solo de los pueblos que se encuentran justo al lado de la central térmica de La Pereda, propiedad de Hunosa, donde está previsto quemar un combustible sólido generado con residuos. Pero los afectados entienden que esta definición es «un eufemismo» y que lo que se va a hacer es, realmente, quemar basuras, convirtiendo la central en una incineradora. Ayer se celebró un encuentro entre vecinos de Loredo, Baíña y Valmurián. «Hacemos un llamamiento a todo el concejo porque esto es alarmante», decía Agustín Álvarez Payo, de Baíña. Es más, esa alerta la hacen extensible a los concejos limítrofes, como Oviedo, Soto de Ribera, Morcín o Riosa, para frenar «este círculo mortal».

La plataforma contra la central manifiesta que hay alternativas a esa incineración y que «la alarma está cundiendo entre los propios sanitarios que nos atienden, ya que están preocupados por el alto índice de cáncer que hay en la zona», añadía Álvarez Payo, como ya antes alertaron otras asociaciones vecinales de esta zona del municipio.

Los miembros de la agrupación mantuvieron un encuentro con Daniel Ripa, diputado de Podemos en la Junta General, en la sede de la asociación vecinal La Fuentiquina, de La Rebollada. «Estamos en contra de la incineración de basuras; lo que hay que hacer es reducir los residuos que se generan», señaló Ripa.

Los vecinos no se fían de las palabras que el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, pronunció en este mismo escenario, en La Rebollada, a principios de este mes. Dijo que no se va a quemar basura en Asturias e insistió en que el plan de residuos del Principado no recoge esta posibilidad. Se refirió a la producción de un combustible sólido recuperable, tratamiento que se basa en un procedimiento «más complejo». En él se desarrolla una valorización química o energética. «No va a haber una planta incineradora, es algo muy distinto» lo que proyecta el Ejecutivo autonómico en su plan de residuos, afirmó.

Los afectados concentrados en la plataforma saben que va a ser una lucha larga. El pasado noviembre ya se echaron a la calle, por primera vez, contra este plan regional de residuos y quieren sumar más apoyos a la causa. La portavoz de Somos, Patricia García Moro, ya apuntó a que los denominados Combustibles Sólidos Recuperados (CSR) tienen efectos sobre el medio ambiente y la salud de las personas. «Emiten a la atmósfera agentes cancerígenos como las dioxinas y los furanos. Y no existe posibilidad técnica de poder controlarlos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos