Veinte vecinos se unen para «destapar más engaños» del estafador de Shamira

Pablo Castro, con la denuncia interpuesta contra A. G. M. /  J. C. ROMÁN
Pablo Castro, con la denuncia interpuesta contra A. G. M. / J. C. ROMÁN

Un joven de La Felguera ya le ha denunciado por no devolverle 500 euros y amenazarlo de muerte por internet y mensajes a su teléfono móvil

MARTA VARELA LANGREO.

En torno a una veintena de personas de las comarcas mineras del Nalón y del Caudal han unido esfuerzos para hacer públicas las diferentes estafas de las que han sido víctimas. El denominador común es que todas, aseguran, han sido perpetradas por el joven lenense A. G. M., que ya tiene una condena firme por estafar en 2014 en internet en nombre de la niña Shamira Alonso, que está aquejada de varias enfermedades y para la que se recogían tapones para ayudar a sus padres con el coste de los tratamientos.

A. G. M, que aún no tiene treinta años, vive entre Lena y Langreo. Según sostiene este colectivo, las denuncias han comenzado a materializarse y aseguran que «otras muchas están por venir». Entre las que ya hay en curso está la de un joven camarero de La Felguera, Pablo Castro. Siempre según su testimonio, se sirvió de su amistad para estafarle 500 euros, convenciéndole que le hiciese un préstamo para pagar el alquiler de un bar en La Felguera. A. G. M. quedó en devolverle el dinero a los pocos días, «cuando volviesen sus padres, pues me dijo que estaban de viaje». Ante la falta de pago, Castro le reclamó en varias ocasiones el dinero, pero, lejos de devolvérselo, comenzó «a amenazarme de muerte y, por eso, le puse una denuncia en la comisaría de la Policía Nacional de Langreo». Según indica, le intimidó por internet y con mensajes a su teléfono móvil. A los efectivos policiales entregó toda la documentación y los mensajes amenazantes recibidos.

Amenazada está también la hostelera lenense que, en 2014, destapó la estafa por internet del caso Shamira. En las últimas semanas, ha vuelto a recibir intimidaciones de este joven.

Entre las últimas y presuntas estafas, figura también otra por la venta de lotería de Navidad a favor de la delegación Asturiana de la Asociación Española contra el Cáncer. En ella implicó de forma involuntaria a otra langreana, Verónica Fontán, a la que pidió colaboración para vender las papeletas. Ahora, una vez conocidos los antecedentes del joven, asegura que va a presentar denuncia. Fontán dice sentirse «muy disgustada» porque teme que se la tache a ella de estafadora, cuando sólo intentaba ayudar.

Pero estos no son los únicos casos que este grupo de personas le atribuyen y quieren hacer públicos. Así, explican, «dice moverse en el mundo del motor y anunció que organizaba un evento en Langreo. Vendió publicidad y cobró inscripciones, pero luego no hubo nada». Era un encuentro, detallan, que se iba a celebrar en 2015 y en el que embaucó a varias personas.

Su bar, cerrado

Después de trasladar su residencia a Langreo, ahora ha vuelto a Lena. Intentó vender por internet mobiliario y electrodomésticos del bar que tenía alquilado en La Felguera y que fue cerrado por carecer de permiso municipal. Asimismo, por no pagar la renta, tuvo que ser desahuciado hace unas semanas. El joven ha desaparecido. Según los vecinos de la zona, disfrazado con barba y bigote y minutos antes de que llegase la Policía Local y el secretario judicial a darle la orden de desalojo. Al final, tuvo que ir a declarar ante las fuerzas de seguridad.

También aseguran consta denuncia por engañar a un grupo musical al que les dijo iba hacer de publicista y les cobró un trabajo que nunca llegó a realizar. Su última estafa puede estar relacionada con varios inmigrantes de color, a los que se comprometió a ayudarles en la regulación de sus papeles, previo pago de 300 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos