Vigilancia policial contra los coches mal estacionados en la calle Dorado de Langreo

Dos agentes controlan la circulación en la zona semipeatonal. / M. V.

Vecinos y comerciantes celebran la presencia de los agentes locales para evitar que los vehículos aparquen en la zona peatonal

M. VARELA LANGREO.

Ver la calle Dorado sin coches aparcados en la zona peatonal es algo inusual. Ayer, durante varias horas, los langreanos pudieron observar esta insólita situación. El motivo: la presencia de dos agentes de la Policía Local, a la altura del cine Felgueroso, que disuadían a los conductores de circular por la zona semipeatonal si no era imprescindible y vigilaban, sobre todo, que no hubiese estacionamientos en la zona peatonal ocupando gran parte de la acera.

«La gente que no pasa por aquí a diario no se lo cree, pero todos los días las aceras de la calle Dorado son un aparcamiento», explicaba Gladis Sánchez, vecina de la zona. Ayer, durante la presencia policial, la vía estaba libre de vehículos, aunque no fueron pocos los que lo intentaron. Se encontraron con los agentes, que en les indicaban «ahí, no; ahí no aparques». Su intención era disuadirles. No hubo multas; solo advertencias y algunas explicaciones para que retirasen vehículos mal estacionados.

Dicha labor contó con el beneplácito de los comerciantes y hosteleros de la zona, algunos de los cuales no pudieron instalar la terraza que tienen pagada debido a la alta presencia de coches aparcados en la zona. Son quejas que llevan años trasladándose al Ayuntamiento, que no logra terminar de poner orden en una zona peatonal en la que «muchos estacionan sus automóviles varias horas», continúan diciendo los comerciantes.

Cabe recordar que solo está permitido el estacionamiento limitado para carga y descarga. Ayer, bajo la atenta mirada de los policías, la calle Dorado fue un remanso de paz y paseo.

Temas

Langreo

Fotos

Vídeos