Xente por Aller denuncia a la corporación de 2007 por el geriátrico de Felechosa

La edil Patricia Díaz les acusa de delitos de prevaricación o dejación de funciones por las cesiones gratuitas realizadas al Montepío

MARTA VARELA CABAÑAQUINTA.

Las presuntas irregularidades cometidas en el geriátrico de Felechosa podrían salpicar a la corporación allerana que autorizó dicha obra. Y es que, Patricia Díaz, concejala del grupo municipal Xente por Aller, se personó en las dependencias del juzgado de Primaria Instancia e Instrucción número 2 de Lena el viernes para formular una denuncia contra «la totalidad de los miembros que formaban parte de la corporación del Ayuntamiento de Aller durante los años 2008, 2009 y 2010, por un presunto delito de prevaricación, dejación de funciones y abuso de atribuciones en relación a la construcción del geriátrico de Felechosa».

En el escrito presentado se señalan, a juicio de esta formación política, «una serie de actuaciones irregulares llevadas a cabo desde el consistorio allerano que permitieron la construcción y puesta en funcionamiento de la residencia de ancianos». Entre ellas, prevaricación por actuación contraria a la ley y abuso en su función. Además, una copia de dicha denuncia, y toda la documentación relacionada, fue remitida a los fiscales Carmen García Cerdá e Ignacio Stampa, de la Unidad Anticorrupción y Criminalidad Organizada, al considerar Xente por Aller que las actuaciones denunciadas «pueden estar relacionadas con la trama Hulla».

Queda en manos de dicho juzgado estimar ahora la denuncia, abriendo diligencias que lleven a determinar las posibles irregularidades en las que haya incurrido dicha corporación. Si bien cabe la posibilidad de que se considere parte de la denominada trama Hulla y sea remitida a la Unidad Anticorrupción y Criminalidad Organizada.

La corporación a la que se refiere estaba compuesta por el grupo socialista, con siete concejales, siendo alcalde Gabriel Pérez Villalta y vicealcalde el actual regidor, David Moreno; el PP tenía otros siete concejales, de los cuales ejercía como portavoz la presidenta de Hunosa, María Teresa Mallada, y de segundo el actual portavoz, Juan Antonio del Peño. Tres concejales de IU-BA completaban la corporación.

Compra de fincas

El escrito presentado por Xente por Aller comienza a relatar las posibles irregularidades el 15 de junio de 2008 cuando el Ayuntamiento compra al consistorio mierense unas fincas en Las Pedrosas (Felechosa) con el objeto de cederlas al Montepío de la Minería para la construcción de un geriátrico. Y se apunta que, «desde los servicios técnicos y jurídicos municipales, se había informado desfavorablemente esta compra al considerar injustificada la actuación del Ayuntamiento como intermediario en esta operación».

Se remarca que, el 21 de noviembre de ese mismo año, se acuerda por unanimidad en sesión plenaria la cesión de los terrenos de forma gratuita al Montepío para la construcción del geriátrico, de nuevo «a pesar de los informes desfavorables». En esta ocasión, se suma un informe contrario de la Intervención Municipal que considera que la operación «beneficia a una entidad privada, en un momento en el que además la situación económica-financiera del Ayuntamiento estaba comprometida con un saldo negativo en tesorería».

Un relato que da un salto al 21 de enero de 2009, cuando se indica que dicho Consistorio, nuevamente por acuerdo plenario, cede definitiva y gratuitamente los terrenos. En el acta se vuelven a adjuntan los informes desfavorables. Un mes más tarde, desde el Montepío se solicita licencia de actividad y licencia urbanística. La oficina técnica aporta un informe desfavorable al considerar «la actividad no compatible» ya que implica la «recalificación de suelo no urbanizable de interés agropecuario como suelo urbanizable para uso dotacional, cuestión no permitida por el PGOU de Aller». Xente por Aller explica que, a pesar de todo, esto el expediente sigue en tramitación.

Comienzo de las obras

Otro aspecto grave, según los denunciantes, se plasma el 11 de mayo cuando, «sin licencia alguna y en plena tramitación de la modificación del plan parcial, comienzan las obras». El 28 de mayo, el pleno declara la obra «de interés social y utilidad pública, acordando una bonificación del 95% en las tasas del ICO». No será hasta el 22 de septiembre de 2010 cuando la junta de gobierno allerana conceda la licencia urbanística. Las obras están entonces casi acabadas y desde la oficina técnica se abre un expediente sancionador por un tema de vertidos.

Temas

Aller

Fotos

Vídeos