«No hay manera de retener talento en la docencia», asegura el decano de Derecho

El rector, Santiago García Granda, y el decano de Derecho, José María Roca, en el centro, con los egresados que recibieron su diploma./ ÁLEX PIÑA
El rector, Santiago García Granda, y el decano de Derecho, José María Roca, en el centro, con los egresados que recibieron su diploma. / ÁLEX PIÑA

José María Roca afirma que hay áreas que corren riesgo de quedarse sin docentes y expresa su preocupación por el futuro del máster de abogacía

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

El decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo, José María Roca, aprovechó la presencia del rector en la celebración de la festividad del patrono del centro, San Raimundo de Peñafort, para señalarle asuntos pendientes y realizar alguna que otra advertencia. Como la incapacidad de la Universidad para retener a los mejores expedientes de cada promoción porque las becas -paso previo a la figura de ayudante doctor, contratado doctor y funcionario en la carrera académica- «son casi imposibles» en las disciplinas jurídicas. Y así, «no hay manera de captar talento». De los veinte mejores expedientes, dijo Roca, «siendo optimistas, quizá tengamos dos» que hayan optado por dedicarse a la Universidad. Y para ahondar en su idea del agravio, se comparó: «La relación del número de becarios en Químicas y Derecho es de diez a uno». El decano urgió soluciones: «Si no se pone remedio, en algunas áreas de conocimiento las obligaciones docentes serán casi imposibles de asumir», aseguró.

Recogió el guante Santiago García Granda para asegurar que la Universidad emplea todos sus medios y recursos, «que tienen un límite», en la promoción y estabilización del profesorado y subrayar que si en Derecho no hay tantas vocaciones docentes «seguramente es porque fuera hay más posibilidades de realizarse y más posibilidades de trabajo».

También respondió el rector a la preocupación manifestada por el decano de Derecho respecto al «camino que lleva el máster de abogacía», que gestionan el Centro Internacional de Posgrado y los colegios de abogados de Oviedo y Gijón. Teme Roca que de universitario «le quede el nombre, y si acaso». «Creo que los colegios atenderán a nuestras reivindicaciones, pero algo tendremos que ceder», reconoció García Granda que el martes tuvo una reunión con estos órganos y la Dirección General de Universidades para renovar el convenio y negociar «cómo será el máster en las futuras ediciones». En declaraciones previas a los medios, deslizó que «ellos», en referencia a los colegios, «quieren participar de una manera más activa». En la actualidad, ya asumen la coordinación de la docencia de un postrado que, desde 2011, es obligatorio para ejercer la profesión.

Antes de que los graduados en el curso 2016-2017 recogieran sus diplomas, el catedrático de Derecho Internacional Privado de la Universidad Autónoma de Barcelona, exalumno y exprofesor de la facultad asturiana Rafael Arenas García les animó a dedicarse a la «apasionante» tarea de participar en la «creación del Derecho», ya sea como jueces, fiscales o abogados. Y les dejó un último consejo: «Respetadlo. Es una tela muy fina que nos separa de la guerra y la esclavitud».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos