«Mis decisiones han estado presididas por el interés general de la Policía y la sociedad»

«Mis decisiones han estado presididas por el interés general de la Policía y la sociedad»
A la izquierda, el jefe regional de Operaciones y jefe superior de la Policía Nacional en funciones, Jesús Vicente Álvarez, recibe a Ignacio José Díaz Salazar, a su llegada a la celebración en su honor. / PABLO NOSTI

Ignacio José Díaz Salazar, Jefe Superior de Policía, se despide ante más de un centenar de compañeros «orgulloso de servir en esta tierra de carbón y sal»

Aida Collado
AIDA COLLADOGijón

Ayer no fue día para hablar de estadísticas, aunque Ignacio José Díaz Salazar pueda presumir de abandonar la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Asturias tras reducir en 1,5 puntos la tasa de infracciones penales, situándola en 24,6 por cada mil habitantes. No fue tampoco momento de echar cuentas, aunque podría haberse felicitado por la reducción anual de 2.800 delitos o faltas. Precisamente ayer, cuando todos los focos estaban puestos en él y la región que salvaguardó durante los últimos años quería expresarle su agradecimiento, Díaz Salazar, se empeñó en apartar de sí la atención para dirigirla a sus compañeros. «No sois solo un magnífico equipo de profesionales, como he podido comprobar cada día que estado al frente de vosotros. Os encontráis entre los mejores profesionales del Cuerpo Nacional de Policía», elogió. Se expresó así ante casi un centenar de asistentes, entre compañeros y amigos, también de la Policía Local, la Guardia Civil, el Ejército, la judicatura y la Fiscalía.

Tuvo «unas especiales palabras» hacia sus compañeros «asesinados en el País Vasco»

Todos, en el Llagar de Quelo (Tiñana), asistieron a la celebración para despedirle. Uno de los invitados más especiales fue el jefe regional de Operaciones y jefe superior en funciones, Jesús Vicente Álvarez García, que el 14 de mayo seguirá los pasos de Díaz Salazar hacia una merecida jubilación.

El que ha liderado el cuerpo durante los últimos tres años llegó a la fiesta en su honor con una amplia sonrisa. «Ha sido un orgullo servir en esta tierra de carbón y sal», reconoció más tarde, durante la comida. Asumir la dirección de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, reconoció, fue la mayor responsabilidad de su vida profesional. «Servir en esta comunidad no solo ha sido una gran satisfacción. Tengo que decir que he llevado con orgullo y honor a esta tierra en mi corazón, desde el primer momento en que tomé posesión, y seguirá en mi alma hasta que Dios me lo permita», resumió.

Agradecimientos y perdones

No tardó en compartir un emocionado recuerdo de quienes compartieron con él el camino. «Desgraciadamente, alguno con los que inicié mi etapa, no la ha terminado porque ha ofrecido lo mejor que ha tenido, su vida, por la seguridad de nuestros conciudadanos, por la seguridad de todos nosotros», lamentó antes de dirigir unas «especiales palabras, de recuerdo, honra y homenaje» a sus compañeros de promoción «asesinados en el País Vasco». También al agente de la UIP asesinado en el atentado de 2015 en Kabul, Isidro Gabino.

A Díaz Salazar le rezumaba vocación entre las líneas de un discurso que tuvo más de agradecimiento -«a todos, sin distinción de categorías ni funciones»- que de despedida. También para su mujer, Pilar, su «todo»; para el exdelegado de Gobierno, Gabino de Lorenzo; para el coronel de la Guardia Civil Javier Almiñana, y el jefe de la Policía Local de Oviedo, José Manuel López; para los representantes sindicales, «por su labor constructiva»; para su grupo de montaña. Para Asturias, con la que espera «haber estado a la altura».

Y pidió perdón sin perder firmeza, extendiendo sus disculpas «a todos aquellos que se hayan sentido agraviados o perjudicados como consecuencia de mis decisiones». Unas decisiones, aclaró, que «siempre han estado presididas por el interés general de esta jefatura y esta sociedad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos