«Dejo Cataluña y vuelvo a Asturias»

El exfutbolista asturiano Julio Alberto. / SPORT
El exfutbolista asturiano Julio Alberto. / SPORT

«Me han dado la espalda y he decidido seguir los pasos de las empresas catalanas que se han ido», afirma el exfutbolista candasín Julio Alberto clama contra la directiva del Barça por haber «politizado el club»

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

Ganó dos Ligas, tres Copas del Rey y una Recopa de Europa, entre otros títulos, con el Barcelona y es por ello por lo que Julio Alberto Moreno (Candás, 1958) no duda en afirmar que «me siento el tío más orgulloso del mundo por haber jugado en ese club». Pero al internacional asturiano -vistió la camiseta de la selección en 34 ocasiones y jugó el Mundial de 1986 y la Eurocopa de 1988- le han dolido los últimos movimientos de la junta directiva que preside Josep María Bartomeu, porque han metido al club de lleno en el debate independentista catalán, cercano a las posiciones que defienden los soberanistas. «Tenemos una junta que ha politizado el club y que divide a la sociedad», dijo ayer, con rotundidad, al diario EL COMERCIO. «Los han elegido para gestionar un equipo de fútbol, no un partido político», añadió.

Julio Alberto trabajó en la Fundación del Barcelona, como uno de los responsables de las escuelas formativas del club, hasta hace tres años, cuando por desavenencias con algunos miembros de la entidad decidió abandonarlas. Decidió mantener silencio. Hasta ayer. «Mucha gente se puso en contacto conmigo, como los de mi peña de Mieres, mostrando su preocupación por lo que estaba pasando. A los dueños de muchos bares donde tienen la sede las peñas, o los barcelonistas que tienen una tienda, les han dejado de entrar e, incluso, les han insultado... Y todo porque tenemos una junta directiva que ha dividido a esta sociedad», afirmó para explicar por qué ha roto ese silencio.

Otra de la situaciones que colmó su paciencia se dio durante el partido de la Liga de Campeones celebrado en el Camp Nou el pasado 18 de octubre, un día después de que entraran en prisión, acusados de sedición, los líderes de ANC y Ómnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente. En ese encuentro, con el permiso del club, se desplegó una enorme pancarta con las palabras, en catalán, «diálogo, respeto y deporte». A Julio Alberto le dolió ese cartelón: «Es imperdonable que estuviéramos más pendientes de poner una bandera independentista en el Camp Nou que en homenajear a los fallecidos y damnificados por los incendios de Galicia y de mi tierra, Asturias», dijo ayer.

«A Bartomeu lo han elegido para gestionar un equipo de fútbol, no un partido político»

Para Julio Alberto, un club como el Barcelona tiene que dejar al margen la política, «porque el Barça lo forman miles de personas, unos independentistas y otros no, que compartimos algo que nos une y apasiona: el fútbol. La política debe quedar al margen, debe resolverse en sus escenarios, no en un estadio».

Es por ello por lo que el exinternacional asturiano recordó a Bartomeu que «este club, el Barça, lo fundó un suizo -Joan Gamper- y tuvo varios dirigentes no catalanes, como José Luis Núñez (nacido en el País Vasco) o Nicolau Casaus (de origen argentino). Todos ellos hicieron del Barcelona un club muy grande. Tenemos jugadores de todas las nacionalidades y religiones y gente de toda España que podría pronunciarse a favor del artículo 155».

No solo la politización del FC Barcelona disgusta a Julio Alberto, sino la situación en Cataluña derivada del desafío secesionista. No está a gusto en esa comunidad, donde tiene su residencia desde hace 35 años y, por ello, anuncia a través del diario EL COMERCIO que regresa a Asturias. «Me han dado la espalda y he decidido seguir los pasos de las empresas que se han ido. Dejo Cataluña y vuelvo a mi tierra», afirmó.

Pese a que desde 1975, cuando fichó por el Atlético Madrileño, el filial del club 'colchonero', el exfutbolista internacional reside fuera de Asturias, aún mantiene una estrecha relación con la región. Suele venir a lo largo del año a pasar temporadas en casa, que aprovecha para visitar a amigos y excompañeros, como Quini. Ahora ha decidido venir para quedarse.

Fotos

Vídeos