Deniegan la adopción a la asturiana que denunció un secuestro parental

Miriam Ruiz, el día de la vista por la adopción. /  HUGO ÁLVAREZ
Miriam Ruiz, el día de la vista por la adopción. / HUGO ÁLVAREZ

«Vamos a recurrir, pienso hacer lo que haga falta por mis peques», asegura Miriam Ruiz

E. GARCÍA / CH. TUYA GIJÓN.

El juzgado de Primera Instancia número 9 de Oviedo ha desestimado la solicitud de adopción de Miriam Ruiz, la asturiana que acusa a su marido, J. Z. C., de abandonar el hogar familiar en Alemania con sus bebés el pasado noviembre. «Vamos a recurrir», asegura con firmeza la joven.

El pasado 27 de marzo ambos acudieron al juzgado ovetense donde se celebró la vista del proceso de adopción con el que Miriam pretendía que su maternidad fuera reconocida. El auto que recibió ayer y al que ha tenido acceso EL COMERCIO deja constar que en aquella vista ella aseguró que percibía que su condición de transgénero la hace «mala madre» a ojos de terceros, incluso de su marido. «A efectos de evitar cualquier suspicacia», remarca el fallo, la jueza puntualiza que se trató este asunto «desde la única perspectiva posible: considerar a Miriam como una mujer».

La resolución, de hecho, reconoce el papel activo de Miriam, que «siempre ha albergado un legítimo deseo de ser madre», en el proceso de gestación subrogada por el que nacieron los dos bebés. No obstante, considera que «no existe una unidad familiar que deba ser amparada por la vía de la adopción pretendida» -la adopción privilegiada de los hijos del cónyuge- puesto que el matrimonio de Miriam y el padre de los bebés «no responde a un proyecto en pareja sino a un proyecto de vida, según lo declarado por el demandado, quien insiste en que nunca ha mantenido relación sentimental alguna con la actora». Desde el nacimiento de los niños, añade el fallo, éstos han convivido seis meses con ella y «desde noviembre de 2017, solo con su padre», cuya negativa a admitirla como madre de sus hijos «pesa de forma evidente».

Ayer, esta sentencia la dejó «muy decepcionada», pero con empuje para luchar por la maternidad de Aiden y Skye, los gemelos gestados por una mujer ucraniana con el material genético de él. «Pienso hacer lo que haga falta por el bienestar de mis peques, a quienes llevo sin ver una eternidad», asegura. Dispone de veinte días para recurrir el fallo. «En el juicio se dijeron mentiras. Tengo el apoyo de mucha gente; ahora necesito que me dé la razón la Justicia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos