La Denominación Sidra de Asturias incluirá 54 variedades más de manzana autóctona

Daniel Ruiz, Enrique Dapena, Belén García, Jesús Casas y Celestino Cortina. / DAMIÁN ARIENZA
Daniel Ruiz, Enrique Dapena, Belén García, Jesús Casas y Celestino Cortina. / DAMIÁN ARIENZA

La medida busca que los lagareros creen nuevos productos y crezcan las ventas, pero parte del sector teme que pueda afectar a la calidad

A. G.-OVIES VILLAVICIOSA.

La sidra de Denominación de Origen podrá elaborarse a partir de ahora con 76 variedades de manzana autóctona. El Consejo Regulador anunció ayer a productores, cosecheros y lagareros que incluirá 54 tipos nuevos con el objetivo de aumentar la producción a los 3,5 millones de litros. Una decisión que provocó bastante dudas entre los asistentes a la asamblea anual celebrada ayer en el Centro Cultural Capistrano de Villaviciosa. Las opiniones se dividen entre los que ven esta decisión como una forma de ampliar sus opciones de mercado y los que consideran que la calidad se verá afectada.

Sobre esta última cuestión, el director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas, recalcó que se van a tomar todas las medidas de control que sean necesarias. Una de ellas será un registro de las parcelas y un censo de las variedades que se cosechen en cada una de ellas. Además, el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario elaborará un libro en el que se recogerán todos los tipos aceptados, así como sus características. El objetivo es que tanto productores como lagareros puedan decidir el tipo de producto final que elaborarán.

«No se va por buen camino aceptando tantas variedades. Es verdad que faltan algunas, pero así lo único que se va a conseguir en empeorar la calidad de la sidra», planteó Julián Castañón. Él fue uno de los asistentes que mostró su desacuerdo con esta decisión. No fue el único, ya que son varios los que consideran que esta medida provocará que al cliente le falte información.

El Consejo Regulador, por su parte, ha decidido dar este paso con el objetivo de poder empezar a elaborar nuevos productos a corto plazo. Según explicó Casas, se trataría de bebidas más especializadas, pensadas para un público concreto. «La sidra es un producto social que debe tener un precio base, pero si comienza a elaborarse a demanda el lagarero podrá incrementar el precio», defendió. La intención es comenzar a trabajar en ese nuevo proyecto después del verano.

El director de Desarrollo Rural aprovechó para puntualizar las declaraciones realizadas por la diputada de Foro y portavoz de Recursos Naturales en la Junta General, Carmen Fernández, quien comentó que en Asturias se destinan 50.000 euros a ayudas a la plantación del manzano de sidra, mientras que en Guipúzcoa son 290.000. «Se trata de un tema de confusión. Es verdad que en Asturias hay una partida de 50.000 euros, pero es para las zonas que no se incluyen en los Fondos Leader. En el resto de la región estas ayudas ascienden a 70.000.000 para el periodo de 2014 a 2020», explicó.

Aumento en las ventas

La DOP Sidra de Asturias vendió en 2016, casi dos millones de contraetiquetas, lo que supone un aumento en los litros sacados al mercado. Un crecimiento que esperan mantener durante el próximo año. Para ello, la Denominación apuesta por registrar todas las variedades de manzanas autóctonas. Con ello espera poder hacer frente a la decisión de Estados Unidos de cultivar manzana asturiana: «Desde el punto de vista comercial no podemos hacer nada, pero el producto que elaboren no podrá llevar el nombre de Sidra de Asturias».

La meta de la entidad es conseguir convencer al cliente de la importancia de consumir sidra elaborada con manzanas de Asturias: «La producción de sidra está vinculada al territorio, sino se consume éste se vera afectado».

Te recomendamos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos