La DGT detecta 103 conductores reincidentes en circular bajo los efectos de las drogas en un año

Junto al Servicio de Salud del Principado trabaja en un programa conjunto para reducir la tasa de mortalidad en las carreteras asturianas

P. LAMADRID GIJÓN.

El consumo de alcohol y otras sustancias estupefacientes por parte de quienes se ponen al volante es un asunto que preocupa mucho a la Jefatura Provincial de Tráfico. Y es que las cifras que maneja son negativas. En lo que va de año, 103 conductores fueron sancionados en Asturias por conducir bajo los efectos del alcohol, las drogas o ambas sustancias. Todos ellos reincidentes.

Ante este panorama, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha presentado un programa al Servicio de Salud del Principado (Sespa) para intentar reducir la tasa de mortalidad en las carreteras asturianas. El martes se celebró una reunión entre los responsables de Tráfico y el Sespa para presentar las ideas esbozadas hasta el momento. Está previsto que se convoquen nuevos encuentros para avanzar en esta línea de colaboración conjunta.

«Se hablaron muchos temas. Estamos estudiando algunos modelos de trabajo conjuntos sobre políticas a futuro entre ambas instituciones», apuntó Del Busto sobre el encuentro mantenido. Precisamente, la DGT realizará una campaña hasta el domingo para controlar el consumo de alcohol y otras drogas al volante. Es una práctica habitual en los últimos años y tiene lugar justo en estas fechas por las numerosas comidas y cenas navideñas que se celebran. Desde el pasado lunes, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han intensificado los controles sobre este factor de riesgo que provoca cerca de un tercio de los accidentes mortales.

Mil euros de sanción

De las 20.000 pruebas diarias de alcohol y otras sustancias que se realizarán en España a conductores durante esta semana, 600 se practicarán en Asturias cada jornada. Tendrán lugar a cualquier hora del día y en todo tipo de vías y se pondrá especial énfasis en los colectivos policonsumidores. En 2016, más de 100.000 conductores dieron positivo en los controles de bebidas alcohólicas y estupefacientes que los agentes de la Guardia Civil efectuaron en vías interurbanas (más de 3.000 de ellos en Asturias). Según la memoria anual del Instituto Nacional de Toxicología, el 43% (253) de los 589 conductores fallecidos cuyos restos fueron analizados por dicho organismo tenían presencia en la sangre de alcohol, drogas o psicofármacos. En el caso de los peatones examinados (167), el porcentaje ascendía al 32% (53).

La Ley de Seguridad Vial fija una multa de mil euros para los conductores reincidentes, aquellos que hayan sido sancionados en el año inmediatamente anterior por dar positivo en alcohol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos