Detenido el hombre que disparó a un vecino de Somiedo tras una discusión

Manchas de sangre en el lugar donde José Manuel O. G. resultó herido el sábado. / B. G. H.
Manchas de sangre en el lugar donde José Manuel O. G. resultó herido el sábado. / B. G. H.

Fue localizado a primera hora en el pueblo de Gúa, donde reside también la víctima, que antes de la agresión le recriminó por tener las vacas sueltas

BELÉN G. HIDALGO SOMIEDO.

Las manchas de sangre aún son visibles en el lugar donde José Manuel O. G., de 55 años, recibió a última hora de la tarde del sábado un disparo en la mano. Sucedía tras mantener una acalorada discusión con un vecino de la localidad somedana de Gúa. El herido, un conocido ganadero de ese mismo pueblo, acudió al domicilio del supuesto agresor para reprocharle una cuestión relacionada con su ganado. La mala relación previa entre víctima y agresor no es ningún secreto entre los lugareños. Tampoco el perfil problemático del supuesto autor del disparo.

«José Manuel fue a llamarle la atención porque tiene las vacas por ahí descontroladas y, al parecer, se habrían juntado con las suyas», contaba José Luis Calzón, también vecino de Gúa. Una situación que no le resulta extraña. Asegura que el ganado campa a sus anchas por todo el pueblo. «Se ven las vacas por aquí sueltas todos los días. Bajan a beber a la fuente porque no tienen agua en las fincas», explica haciendo alusión a las boñigas desperdigadas por todos los caminos del pueblo. Todo parece indicar que la discusión fue subiendo de tono hasta que el agresor cogió un arma de fuego y, apuntándole, prometió acabar con la vida de José Manuel O. G., quien recibió un disparo en la mano.

El supuesto agresor fue detenido en torno a las ocho y media de la mañana de ayer en Gúa por agentes de la Guardia Civil destinados en los puestos de Trubia y Grado. Según fuentes de la Benemérita, está previsto que el arrestado pase hoy mismo a disposición judicial. Por el momento no ha trascendido información relativa al tipo de arma de fuego con la que habría efectuado el disparo. Según pudo saber este periódico, ese mismo vecino había sido denunciado hace años por tenencia ilícita de armas.

Tras sufrir la agresión, José Manuel O. G. se desplazó por sus propios medios al centro de salud de Pola de Somiedo, situado a unos dos kilómetros de Gúa. «Vi su coche aparcado en Pola. La puerta del conductor estaba toda llena de sangre», relató Calzón. Fue allí donde el ganadero recibió una primera asistencia médica antes de ser trasladado al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde fue sometido a una intervención quirúrgica. Según ha podido saber este periódico, José Manuel O. G. evoluciona de forma favorable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos