Detenido un vecino de Lugo de Llanera por usar el DNI de otra persona para pedir un préstamo

La víctima, una gijonesa de 27 años, denunció los hechos tras recibir una citación de un juzgado de Oviedo por el impago de un préstamo de 150 euros

EUROPA PRESS

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre de 40 años, vecino de Lugo de Llanera, acusado de utilizar el DNI de una joven gijonesa para solicitar un préstamo de dinero y generarle una deuda por la que había sido demandada por un Juzgado de Oviedo.

Según una nota de prensa de la Comisaría gijonesa, la víctima, de 27 años, denunció los hechos ante los agentes del Grupo de delitos Económicos de la Comisaría de Gijón al recibir una citación de un Juzgado de Oviedo como demandada por el impago de un préstamo realizado telemáticamente en el año 2013.

El importe del préstamo solicitado era de 150 euros, pero el paso de los años había generado unos intereses de demora por el doble de ese dinero, por lo que se le reclamaba judicialmente un importe de 373 euros. La mujer negó haber realizado ninguna solicitud de crédito y desconocer por completo el origen de la deuda.

Los investigadores descubrieron que el préstamo había sido realizado de forma telemática con los datos personales de la víctima que había perdido su DNI en fechas anteriores a la formalización de esa solicitud. Este dato sirvió al detenido para pedir dinero sin que le fuera exigida ninguna garantía para hacer frente a ese pago debido a su escaso montante.

El estudio de los datos anexos en la petición fue la clave para la identificación de la persona autora de la estafa, siendo por estos hechos identificado un vecino de Llanera de 40 años, con antecedentes por estafa y apropiación indebida. También se descubrió que esta persona había solicitado una línea telefónica a nombre de la denunciante que había aportado como teléfono de contacto y que había anulado poco tiempo después. Una vez identificado el autor, fue detenido en el día de ayer por falsificación documental y estafa.

PEQUEÑAS ESTAFAS

La Policía Nacional de Gijón, paralelamente, ha alertado de pequeñas estafas que se están cometiendo en esta ciudad y cuyas víctimas son los comerciantes. El autor es un hombre de unos 40 a 45 años, de 1,75 de estatura, de complexión fuerte, pelo castaño y muy hablador.

Este normalmente entra en los locales (panaderías, ferreterías, tiendas de decoración, de reformas *) y explica que es un empresario que va a realizar obras de edificación en un solar próximo y que quiere entablar una relación comercial con ese negocio .

De esta forma, según el tipo de establecimiento que sea, expone a su responsable que o bien va a necesitar muchas herramientas, elementos de decoración, bocadillos diarios para los trabajadores o una reforma integral, con lo que pone de manifiesto una solvencia económica y unas expectativas ventajosas para la persona que está al frente del comercio.

Tras dar estas explicaciones, queda en concretar los términos comerciales del acuerdo y se marcha. Al poco tiempo regresa y con cara de consternación explica que, mientras estaba en la tienda, la Policía local le había enganchado su coche en la grúa y que necesita urgentemente una aportación de dinero para que se lo suelte.

Para hacer más creíble la historia siempre pide cantidades pequeñas e inexactas 27,60 euros, 37 euros o 42 euros, sabiendo que el comerciante le dará 30, 40 o 50 euros, que él se compromete a devolver en pocos minutos. La realidad demuestra que nunca regresa con el dinero y que se ha sido víctima de un delito leve de estafa.

La Policía Nacional ha tramitado varias denuncias contra esta persona aunque se estima que pueden existir mayor número de perjudicados que no hayan denunciado los hechos por el poco importe de la cantidad defraudada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos