Detenidos por encubrimiento los dueños y la camarera del bar del tiroteo en La Felguera

«Cerraron el local, permitieron que una empleada limpiara y después volvieron a abrir», asegura la Policía Nacional

MARTA VARELA LANGREO.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a los propietarios y a una camarera del local de La Felguera en el que en la madrugada del 9 de julio una persona resultó herida por tres impactos de bala efectuados con una pistola, después de haber sufrido una brutal agresión con palos. Se les imputa un delito de encubrimiento. Los presuntos autores de los disparos serán juzgados por tentativa de homicidio, conducción temeraria y tenencia ilícita de armas.

Los detenidos -J. P. R. C. y J. F. R. C., hermanos y dueños del local, y E. R. B., la camarera- fueron puestos en libertad tras acudir a prestar declaración con la obligación de comparecer ante la Autoridad Judicial cuando sean citados.

Y es que algo no cuadraba en las investigaciones emprendidas para aclarar lo sucedido aquella noche, en la que un hombre recibió tres balazos en sus piernas. Además, uno de los hermanos del presunto agresor sufrió el impacto accidental de una de las balas.

Nadie parecía haber visto nada a pesar de que fueron seis los disparos que se llegaron a realizar. Nadie dio voz de alarma alguna y, de hecho, hasta que la víctima no ingresó en el Hospital Valle del Nalón nadie dio comunicación a las fuerzas de seguridad.

Los seis disparos se efectuaron tras una fuerte y ruidosa discusión, situaciones de las que nadie avisó. Los agentes policiales ratifican que no se produjo llamada alguna «ni a los servicios del 091 ni a los del 112».

Tras ser llevada la víctima al hospital por sus amigos, se inició la investigación policial. Según las fuerzas de seguridad los agentes se toparon con una nula colaboración por parte de los encargados del local en el que se efectuaron los disparos. Se comprobó que incluso se había procedido al cierre temporal y a la limpieza del establecimiento por una camarera. Así, tres personas han sido detenidas acusadas de un delito de encubrimiento.

Investigación «en riesgo»

«A pesar de la violencia de la agresión y de que en el interior del local llegaron a producirse hasta, al menos, seis disparos, los responsables del local llegaron a cerrar durante un corto periodo de tiempo, para volver a abrir pasados unos minutos y permitieron que una camarera limpiara y recogiera efectos, poniendo así en riesgo la investigación para determinar la autoría de los hechos», incidían fuentes de la investigación.

Una investigación que sigue abierta. De momento, son dos las personas implicadas en estos hechos las que permanecen en prisión. El sospechoso de haber realizado los disparos, D. H. H., y su hermano, J. R. H. H.

Se da la circunstancia de que este último, de quien se sospecha además que pudo haber participado en la paliza que recibió la víctima antes de los disparos, se encontraba de permiso carcelario. Este sujeto recibió un balazo en brazo, previsiblemente de forma accidental. El otro implicado, padre de los anteriores, D. H., está en libertad, tras declarar aunque ha de permanecer localizable y estar a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Langreo.

Fotos

Vídeos