Detienen a una pareja por manipular cajeros en Asturias con un 'cepo capturador'

Material empleado para cometer los robos. /
Material empleado para cometer los robos.

Fueron detenidos in fraganti cuando colocaban un cuando actuaban en una sucursal bancaria. Se les intervinieron herramientas y 12 dispositivos preparados para su inmediata instalación

ELCOMERCIO.ES

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre de 40 años y una mujer de 27 que fueron sorprendidos in fraganti cuando colocaban un dispositivo en la bocacha expendedora de billetes de un cajero automático. Una veintena de cajeros de Oviedo y Gijón fueron afectados por este método denominado 'cepo capturador'. A los arrestados se les intervinieron 12 cepos preparados para su inmediata colocación y las herramientas idóneas para llevar a cabo este proceso.

La investigación se inició la semana pasada cuando el jefe de Seguridad de un banco puso en conocimiento de la Policía una veintena de ataques sucedidos durante el mes de marzo, que habían sufrido cajeros automáticos de la entidad bancaria a la que representaba. Los autores colocaban unos dispositivos en los dispensadores de efectivo de los cajeros que capturaban el dinero que el cliente solicitaba. Estos 'cepos' estaban instalados durante pocas horas, generalmente en horario nocturno o en los fines de semana para evitar que los responsables de las entidades se percatasen del fraude.

El 'cepo capturador' es un útil de fabricación artesanal, que se coloca en el dispensador del cajero automático para bloquear la salida del dinero.

Una vez que el ciudadano ha realizado la operación, el dinero queda atrapado en él, el cajero detecta la anomalía, se bloquea y da una señal de error. Si el usuario interpreta que la operación ha sido cancelada y abandona el lugar, quienes colocan el cepo llegan a continuación para hacerse con la cantidad retenida. Esta modalidad delictiva es similar a la del denominado 'lazo libanés', aunque en ese caso lo que se bloquea es la salida de la tarjeta de crédito para su posterior clonación.

A pesar de que los autores utilizaban artimañas para evitar su identificación como utilizar los cajeros de fachadas , ocultar su rostro con gorros , gafas, barbas y paraguas , los agentes con la colaboración de los servicios de seguridad de las entidades, logaron recuperar imágenes del circuito de videograbación de los cajeros y obtener una descripción de las personas que utilizaban este método delictivo.

Cepo utilizado por los ladrones.
Cepo utilizado por los ladrones.

Una vez obtenidas las características físicas de los autores y ante la posibilidad de que actuaran durante la Semana Santa en Asturias, se estableció un dispositivo policial para su detención. Fruto de este operativo, fueron detectados en la mañana del jueves Santo en el barrio del Llano de Gijón cuando estaban colocando un cepo-capturador en un cajero automático de fachada.

Anotaciones con direcciones de los cajeros, objetivos de los ataques

Los arrestados, un hombre de 40 años y una mujer de 27, ambos de nacionalidad rumana, se habían desplazado a la ciudad de Gijón a bordo de un vehículo que habían estacionado en las proximidades del cajero que estaban manipulando. En la inspección de ese turismo fueron hallados12 dispositivos –capturadores de billetes de metacrilato preparados para su inmediata colocación y otros seis en período de recorte y preparación. Además se intervinieron alambres doblados a modo de ganzúa, herramientas para la colocación de los cepos y elementos para dificultar su identidad como gorras, guantes, una barba postiza y paraguas. Estas personas, vecinos de Vizcaya, llevaban consigo cinco hojas manuscritas con las direcciones de 47 entidades bancarias, futuros objetivos de sus estafas.

Se estima que la cantidad obtenida por este procedimiento alcanza los 1.500 euros y que los daños ocasionados a los cajeros sea superior a los 5000 euros, puesto que las maniobras realizadas para la colocación y retirada del dispositivo-capturador , inutilizaba el mecanismo dispensador de dinero y dejaba inoperativos los cajeros violentados.

Los arrestados, que utilizaban distintas identidades, tenían antecedentes por delitos contra el patrimonio y ambos tenían en vigor una orden de averiguación de domicilio y paradero decretada por un Juzgado de Instrucción de San Sebastián.

La investigación fue desarrollada por agentes del Grupo de Delincuencia Económica de Gijón con la colaboración operativa de agentes de la Brigada de Seguridad ciudadana y de policías del Grupo de Hurtos que llevaron a cabo la detección y arresto de los presuntos autores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos