Penas pactadas de entre uno y cuatro años y medio de cárcel para 16 de los 21 procesados en la 'operación Tridente'

Penas pactadas de entre uno y cuatro años y medio de cárcel para 16 de los 21 procesados en la 'operación Tridente'
Hugo Álvarez

Han reconocido su culpabilidad y han llegado a acuerdos que supondrán, para la mayoría, no entrar en prisión, mientras que los otros cinco irán a juicio

Paloma Lamadrid
PALOMA LAMADRIDGijón

Dieciséis de los veintiún investigados por la 'operación Tridente' reconocieron esta mañana su culpabilidad y llegaron a acuerdos con la Fiscalía para negociar sus penas por los delitos contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal que se les imputaban. El ministerio público solicitaba condenas que sumaban 156 años de prisión para el conjunto de los acusados, entre los que se encuentran varios hosteleros y un agente de la Guardia Civil. La fiscal ha modificado sus conclusiones para reconocer la circunstancia atenuante de drogadicción, en los tipos de dependencia y adicción.

Las condenas más elevadas de las aceptadas en la vista ascienden a cuatro años y medio, con lo que los encausados podrían no llegar a entrar en prisión. El motivo es que el Código Penal permite suspender la pena de privación de libertad si ésta es de cinco años o inferior y se reconoce la atenuante de drogadicción, como ocurre en este caso. El golpe al narcotráfico se saldó con el decomiso de 48 kilos de hachís, 11 litros de ketamina y 220 gramos de cocaína. Los registros se practicaron en Gijón y Avilés, donde supuestamente operaba la trama delincuencial.

Uno de los considerados cabecillas de la organización, A. L. M., para quien la Fiscalía solicita catorce años de cárcel, está entre los cinco acusados que no llegaron a una conformidad con el ministerio público. Este imputado declaró como testigo en la trama asturiana del 11-M por su relación con Antonio Toro. En el momento de su detención, en noviembre de 2012, regentaba una administración de lotería en la gijonesa avenida de la Constitución, donde casualmente había repartido varios premios gordos en pocos meses.

A. L. M. se enfrenta, además de a cargos por delitos contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal, a una condena por otro de cohecho. Según fuentes judiciales, discrepancias sobre este último delito impidieron que las defensas de estos cinco encausados y la Fiscalía llegaran a una conformidad, por lo que serán juzgados mañana en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. Entre ellos, está el agente de la Guardia Civil implicado presuntamente en la trama.

Fotos

Vídeos