«La fe no te da de comer; no se trata de un salvavidas para tiempos difíciles»

Diego Macías en la playa de Poniente, en Gijón. / DANIEL MORA
Diego Macías en la playa de Poniente, en Gijón. / DANIEL MORA
Diego Macías, organizador de la Jornada Regional de Jóvenes 'Covadonga 2018'

«Ha habido Papas que han pedido perdón por errores. Estar todo el día mirando a la basura te vuelve los ojos negros»

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

El santuario de Covadonga celebra este año el centenario de la coronación de la Virgen. Dada la importancia de la fecha, el Arzobispado ha convocado unas jornadas de convivencia, comunión y oración para los jóvenes religiosos que tendrá lugar este fin de semana en el templo asturiano. Diego Macías (Candamo, 1976) es el organizador de la cita.

-¿En qué consisten estas jornadas?

-Este año, con el tema del centenario de la coronación de la virgen, el arzobispo de la archidiócesis (Santander, León, Oviedo, Astorga) decidió juntar en la Santina a todos los jóvenes, de entre los 16 y los 27 años, de toda la provincia eclesiástica para realizar actividades de carácter lúdico que fomenten la unión y sobre todo despierten la alegría y el arte de reír.

-¿Cuál es la respuesta general de los jóvenes a la religión hoy en día?

-Un poco lo que se ve a nivel general. La fe no forma parte de lo que es el pensamiento de la sociedad. Queda al margen por parecer arcaico. Sin embargo, la gente que si acepta la fe o acepta vivirla, lo hace de una manera comprometida y pública, a pesar de vivir en un ambiente en el que no es del todo aceptada. Ahí es donde tiene realmente valor.

-¿Sienten los jóvenes mayor responsabilidad a la hora de proyectar una imagen más actual y atractiva de la Iglesia?

-Yo creo que eso va dentro de lo que es la fe. La fe es joven, actual. Lo que tenemos que hacer es un esfuerzo por mostrarlo, pero con naturalidad, sin aspavientos raros.

-¿Considera que la Iglesia, pese a estar asentada sobre una base tradicional, debe estar atenta a los tiempos y renovarse?

-Creo que lo que debe hacer es acoplarse a la situación y la cultura del hombre actual. Esto no quiere decir que haya que quitarle la identidad que la Iglesia tiene por estar en el mundo. Hay verdades que son verdades de fe, no son verdades porque yo u otro las opine. Eso es lo que hay que acoplar.

-¿Cómo se tiene que vivir la fe hoy en día?

-La fe hay que acoplarla a la vida. Hay una serie de mandamientos que no son interpretables, pero aparte de eso, el unipensamiento no es recomendable. (Pausa). Ni bueno.

-Covandonga es un lugar especial tanto para los asturianos creyentes como para los que no lo son tanto. ¿Por qué cree que se produce esta situación?

-Porque está vinculada a la tradición de un pueblo, y esa tradición es muy importante. Las familias siempre están vinculadas a Covadonga porque la virgen, de una manera u otra, siempre es madre. Ese aspecto femenino de la fe es muy importante.

-¿Es la fe un salvavidas en tiempos difíciles?

-(Silencio). No, no lo es. La fe no te da de comer. Otra cosa es que la fe te da un sentido de cómo afrontar la dificultad, pero repito que no te da de comer, aunque sí es más que una ayuda. No se debe recurrir a la fe por desesperación, sino porque la persona lo decida con completa libertad.

-¿Le parece complicado ser creyente?

-Claro. De hecho lo es. Hay aspectos que no son nada fáciles.

-Con las recientes polémicas en las que se ha visto envuelta la Iglesia, ¿entiende las acusaciones que han recibido desde algunos sectores de la sociedad?

-Yo he visto a Papas pedir perdón. Estar todo el día mirando la basura, al final te vuelve los ojos negros. Hay que tener cuidado a la hora de hablar sobre algunos aspectos de la religión solo con información que no es verídica. La religión está inserta en el corazón de la persona y si hablamos de la libertad de expresión, deberíamos también hablar de la libertad de creencia. También habría que darle más relevancia a la religión dentro de la formación actual. Es parte de la sociedad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos