El director financiero de Gispasa, nuevo jefe económico del Servicio de Salud

Miguel Ángel Rodríguez Fernández, diplomado en Empresariales, sustituye a Manuel López de la Cera, que retorna al HUCA como jefe de personal

L. FONSECA OVIEDO.

De llevar las finanzas de Gispasa, la empresa pública creada por el Principado para gestionar el nuevo Hospital Universitario Central de Asturias, inaugurado en 2014, a responsable económico del Servicio de Salud (Sespa). Es el recorrido de Miguel Ángel Rodríguez Fernández (Léon, 1970), nombrado ayer por el Consejo de Gobierno del Principado como nuevo director Económico Financiero del Sespa. Diplomado en Empresariales en la especialidad de Contabilidad e Información y licenciado en Ciencias Empresariales, sustituirá en el cargo a Manuel Antonio López de la Cera.

Este último dejó su puesto en el Sespa «de forma voluntaria», aseguró a EL COMERCIO, para incorporarse como jefe de Personal en el HUCA. No obstante, fuentes sindicales atribuyen su marcha a una investigación iniciada por Función Pública tras la asignación de una plaza en el HUCA a una persona de su entorno. Se trata de un contrato-relevo en el área de Mantenimiento de La Cadellada, cuya convocatoria se hizo pública el 28 de diciembre de 2016. La adjudicación, con fecha de marzo de 2017, fue recurrida por uno de los candidatos que no logró la plaza. Los sindicatos reclamaron que se investigara la contratación, a su entender «controvertida». Tal y como avanzó días atrás este periódico, fuentes cercanas a López de la Cera defendieron «la transparencia del proceso», en el que «no intervino», e insistieron en que su marcha como director financiero del Sespa fue voluntaria y comunicada al consejero de Sanidad «ya en el mes de junio».

Críticas del PP al HUCA

En otro orden de cosas, el diputado autonómico del PP Carlos Suárez afirmó ayer que el Gobierno asturiano se ha dedicado a realizar gastos de «dudosa efectividad» y puso para ello el ejemplo del HUCA, «que se ha hecho sin tener en cuenta las expectativas y más como propaganda del régimen socialista».

«El centro fue proyectado para abrirse en 2008 con 200 millones de presupuesto, pero la realidad fue que costó 294 millones y se abrió cuatro años más tarde», afirmó. El diputado indicó que la inversión en el HUCA no ha generado producción científica, «está en los últimos lugares a nivel estatal», y ha supuesto un «lastre económico» para el resto de infraestructuras sanitarias.

Fotos

Vídeos