«Diseñaremos un nuevo grado de Turismo para especializar el sector»

Marián González Rúa, delante del nuevo edificio que la facultad comparte en Olloniego con la Escuela de Hostelería.
Marián González Rúa, delante del nuevo edificio que la facultad comparte en Olloniego con la Escuela de Hostelería. / MARIO ROJAS
Marián González Rúa Nueva decana de la Facultad de Turismo de Oviedo

«Nuestra intención es darlo a conocer a principios del próximo año para poder impartirlo ya en el curso 2018-2019»

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

El nuevo curso arrancó ayer en la Facultad de Turismo de Oviedo con muchas novedades. Nueva ubicación, nueva decana y sin alumnos del primer curso del grado, después de que se optara por detener estos estudios para replantear su futuro. O, como dice Marián González Rúa (Oviedo, 1973), hacerles «un traje con tela nueva, porque no valían los remiendos». A mediodía, la nueva decana hacía un parón en la jornada para dar las pertinentes explicaciones a los alumnos.

-¿Qué les ha dicho?

-Que la facultad no se muere ni muchísimo menos. Si se muriera no habríamos hecho el esfuerzo de venirnos a Olloniego, que para tres años no merecería la pena...

-¿Había intranquilidad?

-Sí. Y es lógico. La matrícula del grado ha bajado en los últimos años y si solo nos bajara a nosotros la explicación es que éramos malos y ya está, pero es que también bajaba en Gijón. Entonces hay que pensar que algo está pasando con los estudios de Turismo.

-¿Y qué está pasando?

-Yo creo que es un poco lo que en su día pasó con Filosofía y Letras, que acabó convertida en Historia, Geografía, tropecientas filologías... Turismo es un sector relativamente joven que necesitó en su día formación. Ahora ese sector, el gran revulsivo de la economía, necesita profesionales formados más específicamente y es en eso en lo que queremos trabajar. Creemos que hay reformar el grado en Turismo, por eso se tomó la decisión, nada fácil, de no abrir primero de grado.

-¿Cómo se gestó esa decisión?

-En diferentes conversaciones con el rector se llegó al acuerdo de frenar y pensar esos nuevos títulos más especializados, pero siempre de la mano de la Universidad de Oviedo y siempre en la rama de Turismo, porque no sabemos hacer otra cosa.

-¿La petición que hizo en su día el decano de la Facultad Jovellanos en el Consejo de Gobierno para acabar con la duplicidad de centros precipitó los hechos?

-No me atrevería a decir que precipitó los hechos, porque seguramente no sería cierto, pero sí que nos ayudó a pensar. Estábamos de acuerdo con ellos en que algo había que hacer, que así no podíamos seguir y que no podíamos hacer como que no pasaba nada, porque pasaba.

-Se les puede achacar cierta precipitación por haber tomado la decisión de no impartir el primer curso del grado en pleno agosto y a menos de un mes del inicio de las clases.

-Quizá, pero si puedo decir algo en defensa de eso es que fue una decisión difícil. Y además con un cierto punto de nostalgia, ¿sabe? Siempre presumíamos de que esta facultad fue pionera en Asturias en los estudios de Turismo hace cincuenta años, cuando nadie creía en esto. Luego reflexionas y ves que no podemos ser tan necios como para no darnos cuenta de que el sector ha cambiado, que no podemos seguir con lo que hacíamos hace cincuenta años.

-¿La marcha de Covadonga Vigil, decana durante los últimos catorce años, está relacionada con esta decisión?

-No, aunque entiendo que pueda parecerlo. Ella había comunicado su decisión por los cauces oficiales mucho antes. A ella le surgió un nuevo proyecto profesional en otra comunidad y lo aceptó. Fue otra de las cuestiones que les expliqué hoy (por ayer) a los alumnos.

-Después de doce años vinculada a la facultad como profesora, asume toda la responsabilidad de la dirección. ¿Con qué objetivos?

-Llego al cargo con mucha ilusión por la nueva etapa que se abre ante mi, pero también con muchísima prudencia, consciente de que tengo casi todos los vientos en contra.

-Tienen que ponerse a diseñar un nuevo traje a los estudios de Turismo. ¿Con qué hechuras?

-Tenemos algunas ideas pero hay que madurarlas. Estamos hablando siempre de grados universitarios avalados por la Universidad de Oviedo. Y siempre en la rama de Turismo. Queremos especializar el sector.

-¿Estudios enfocados a la gastronomía, la hostelería?

-Lo tenemos que ir viendo. Evidentemente el nuevo edificio de Olloniego nos abre un abanico muy amplio de posibilidades.

-¿Ir de la mano de Otea en esta nueva etapa influirá en esa orientación?

-La facultad siempre ha insistido en que estaba de la mano de la empresa y más ahora con Otea. Creemos que va a ser un impulsor importante para estos estudios. Ellos van a ser los empleadores de estos futuros profesionales. No podemos formar a los alumnos de espaldas a la empresa.

-¿Para cuándo prevén tener el nuevo grado?

-Esto tiene sus plazos, porque hay que pasar el filtro de la ANECA y otros muchos. Nuestra pretensión es darlo a conocer a principios de 2018 para poder salir ya en el siguiente curso, el de 2018-2019.

-Tiempo no les sobra...

-No. Y eso también nos ha hecho pensar que a lo mejor no era tan mala idea parar ahora para centrar las fuerzas en este objetivo.

Fotos

Vídeos